La leche de coco es una muy buena alternativa para dejar de beber leche de vaca pasteurizada o procesada. No debe confundirse con el agua de coco. Es una bebida muy rica en beneficios y propiedades, no solo nutricionales o nutritivos, sino también curativos y preventivos. Contiene altas dosis de hidratos de carbono, lo que la convierte en energizante. Hacer esta leche de manera casera es todavía mucho más beneficioso para nuestro cuerpo, ya que no contiene químicos ni aditivos.

No tiene muchas proteínas pero si muchas sales minerales, que ayudan al organismo a funcionar mejor, además de buenas dosis de magnesio, fósforo y calcio, para remineralizar los huesos. No presenta demasiada fructosa ni glucosa. Su sabor es dulce y espeso, pero con sólo un 2% de azúcar.

Esta leche es ideal no solo para personas que sigan un estilo de vida vegano o una dieta vegetariana, sino incluso para quienes sufren de intolerancia a la lactosa. Lo mismo ocurre con otras variedades naturales, y que podemos elaborar en casa fácilmente. Hacer la leche de coco casera lleva aproximadamente 10 minutos de preparación y es realmente muy nutritiva. Descubre cómo hacer leche de coco:

leche de coco

Tips para preparar leche de coco

  • Abrir el coco y calentar el agua, pero no dejar que hierva.
  • Colocar el coco rallado en la licuadora y añadir agua caliente. Mezclar durante unos minutos hasta conseguir una preparación homogénea, cremosa y espesa.
  • Luego licuar bien hasta obtener una pulpa fina. Con ayuda de un colador y una tela de algodón o lino filtra la bebida. Lo que queda en el filtro se puede usar para decorar tortas o galletas.
  • Endulzar con miel, stevia, azúcar negra, vainilla o canela.
  • Colocar en el refrigerador hasta que enfríe y listo.

G.V

Comments

comments