cultivar

Aunque parezca súper complicado, cultivar hortalizas y verduras en casa es mucho más sencillo y rentable de lo que se imaginan. Esta modalidad lleva bastante tiempo entre los amantes de la alimentación saludable, desde la exprimera dama de los Estados Unidos, Michelle Obama, quien creó su huerto ecológico cuando llegó a la Casa Blanca en 2009, hasta la cantante Shakira.

Los huertos domésticos poco a poco se están convirtiendo en una fuente de alimentos e ingresos para las familias. Además de ser un hobby, esta práctica tiene muchos beneficios asociados a la jardinería -tanto física como mental- cultivar ayudar a comer mucho más sano y gastar menos dinero.

Para comenzar a plantar no se necesita tener mucho dinero o tener un gran espacio en casa, con un poco de disposición y determinación es posible llevar a cabo este proyecto.

La luz es fundamental. Al momento de cultivar hortalizas lo primero que se debe tener en cuenta es ponerlas en un lugar donde le lleguen los rayos solares. Toda planta debe estar expuesta un mínimo de 8 horas directo al sol para poder crecer más sanas y fuertes. Este es el caso de los tomates, berenjenas, pimentones.

Disponer de un buen espacio. Planificar y disponer de un espacio en la casa es de suma importancia, ya que se debe evaluar la cantidad de macetas que se van a colocar y su distribución para no sobrecargar el lugar.

Las macetas y contenedores adecuados. Una vez ubicado el lugar, se debe seleccionar la maceta o porrón. Estas deberán ser altas y profundas para que las raíces puedan crecer además de tener un agujero en fondo para que corra el agua.  Con recipientes entre 7 y 15 centímetros de profundidad se puede plantar casi todo.

Una tierra llena de nutrientes. Aunque todo lo anteriormente mencionado es importante, comprar la tierra no se debe tomar a la ligera. Esta debe combinar varios tipos de abonos o sustratos. Otra característica que debe poseer es ser esponjosa para que permita la entrada de oxígeno y capaz de mantener una buena humedad.

cultivar

Para los menos expertos en la jardinería pueden comenzar por sembrar directamente los brotes. Lo primero que deben tener en cuenta es que se debe abrir un agujero grande para meterlo y así no estropear las raíces, luego taparlo con la tierra.

Un vez todo plantado no se debe olvidar en regar las plantas constantemente, así el suelo se mantendrá húmedo y evitará que se sequen.

También te puede interesar: ¿Cómo usar correctamente el papel aluminio?

Comments

comments