aceite

El aceite es uno de los ingredientes indispensables en la cocina, se utiliza con mucha frecuencia. No solo para freír alimentos, algunos por su característica le aportan tanto en aroma como en sabor a las comidas. Su capacidad de potenciar el sabor de muchos alimentos y por sus beneficios nutricionales. Aunque no todos son iguales, cada uno cumple una función, unos son para freír y otros simplemente para aderezar. 

Tipos de aceite: 

Aceite de oliva: uno de los que más ha ganado fama entre los españoles, franceses y gran parte del mundo. Este es una excelente elección para aderezar las ensaladas, y preparar platos de cocción media.

Aceite de girasol: también afamado en todo el mundo, es perfecto para alcanzar altas temperaturas, por esto es el más indicado para freír alimentos. Su sabor es bastante ligero y neutro, por lo que las comidas no quedarán impregnadas con su sabor.  

Aceite de sésamo o de ajonjolí: al estar elaborado a base de semillas de sésamo posee un color oscuro característico de los frutos secos. No es tan frecuente entre los fogones caseros, pero sí es más usual en la elaboración de platos coreanos, japoneses y chinos.

Aceite de soya: uno de los mayores productores de este aceite son: Estado Unidos, Argentina y Brasil, los hace uno de los más grandes exportadores en el mundo. Al contener Omega 3 y Omega 6 es un excelente complemento. Su uso en la cocina permite que se pueda freír y utilizar para aderezos y vinagretas.

Aceite de almendras: este tipo de aceite no posee una alta demanda como los anteriores al ser más costo y su producción es limitada. Se puede usar también para postres pero la esencia no es lo suficientemente concentrada como para dar un gusto fuerte a almendra a los dulces. 

S.M 

Comments

comments