Remolacha

La remolacha es una de las hortalizas más dulces y frescas, y a la vez es nutritiva y utilizada como ingrediente de sopas, ensaladas, encurtidos, postres y bebidas. La más común es la rojo-morado, aunque existen otras variedades de colores diferentes.

Este vegetal es también una tremenda fuente de vitaminas B y C, así como de hierro, ácido fólico, fósforo, cobre, potasio y manganeso, este último un importante regulador de las funciones glandulares.

Por si fuera poco, es rica en antioxidantes y compuestos fitoquímicos (antocianinas, carotenoides, luteína/zeaxantina, glicina y betaína). Igualmente lo es en fibra dietética, baja en grasa, colesterol y calorías. Sin embargo, tiene el mayor contenido de azúcar de todos los vegetales, de modo que es relativamente alta en carbohidratos.

Pros y contras

smoothie de remolacha

Entre sus beneficios está que ayuda a bajar la presión arterial, promueve la desintoxicación del hígado, previene la anemia y el cáncer (de piel, colon y pulmón), mejora la salud del corazón y promueve la del cerebro, impulsa la desintoxicación de la sangre y fortalece el sistema inmune, entre otros.

Eso sí, la remolacha tiene efectos secundarios. La más conocida es la roja, que hace que la orina y las heces muestren un tinte rosado, pero esto es temporal y totalmente inofensivo.

Su consumo excesivo puede causar cálculos en los riñones y la vejiga, flatulencias y aumento de los niveles de azúcar en la sangre. Hay personas a las que les puede generar alergias.

Dado a que tiene la capacidad de reducir la presión arterial, los hipertensos que toman medicamentos deben tener precaución al comerla para evitar descontroles.

Remolachas maceradas

Remolacha

Una manera distinta de consumirla es macerarla, ideal para acompañar con pan o galletas, y si así lo prefiere, con queso.

Ingredientes

  • 12 remolachas pequeñas, peladas y cortadas
  • 2 tazas de vinagre de vino blanco
  • 1 taza de agua
  • ½ taza de azúcar
  • 2 cucharadas de ramitos de eneldo
  • 1 cucharada de semillas de cilantro
  • 2 dientes de ajo machacado
  • 2 cucharadas de tiras de piel de naranja

Preparación

  • Cocine las remolachas en una olla con agua hirviendo unos sies minutos o hasta que estén tiernas. Después escúrralas y quíteles la piel. Si prefiere la puede rallar.
  • Eche el vinagre, el agua, el ajo machacado, las semillas de cilantro, y las tiras de piel de naranja en una olla y lleve la mezcla a ebullición. Luego, reitre del fuego e incorpore la remolacha y el eneldo. Deje enfriar.
  • Guarde las remolachas y el adobo en frascos esterilizados en la nevera.

También le puede interesar: La cúrcuma, una especia saludable

Comments

comments