La cebolla es un ingrediente indispensable en los sofritos. Aporta un sabor dulzón cuando se utiliza cocinada y un toque picante cuando se sirve cruda. Generalmente en las cocinas son muy comunes la cebolla blanca o la amarilla, pero lo cierto es que hay un abanico interesante de tipos de cebolla. Originaria de Asia central, la cebolla es un alimento bajo en calorías, con un alto contenido de agua, de fibras y vitaminas, lo que la hace un regulador natural del organismo. A continuación, algunos de los tipos más conocidos:

La cebolla y sus variedades

cebolla amarillaAmarilla: es una de las cebollas más utilizadas en la cocina por su sabor, tiene un toque picante y ácido. Su tamaño puede estar entre el de una pelota de golf y una de béisbol aproximadamente. Su carne es de color amarillo claro o dorado y su piel es parecida al papel.

cebolla blancaBlanca: piel completamente blanca, al igual que la carne. Su color se suma a una forma muy esférica para hacerla una cebolla de aspecto atractivo a la vista. El sabor es suave, pero es más adecuada para utilizar en guisos, por su consistencia en el cocinado, que para consumir en crudo.

cebolletaCebolleta: ingrediente fundamental de la cocina oriental. Su textura es jugosa y crujiente a la vez. Largas y delgadas, su sabor es dulce y suave por lo que pueden utilizarse para comer en crudas o cocinadas usándose en un sinfín de platos.

chalotaChalota: es un tipo de cebolla de sabor delicado y firme, destacado en distintas salsas y guisos. Se trata de un alimento muy aromático y rico en propiedades medicinales. Son típicas en la cocina de Asia tropical, pero son también muy apreciadas en el centro de Europa y particularmente en Francia.

cebolla moradaMorada: en cruda es picante, con un sabor fuerte, sin embargo cocinada este sabor se suaviza un poco. Su carne es blanca brillante con matices rojo oscuro o morados. Estas cebollas son ideales para platos como el ceviche, tacos, perros caliente, pizzas, entre otras preparaciones.

cebolla perlaPerla: son iguales a la cebolla blanca pero de un tamaño mucho más reducido, tipo al de una pelota de golf. Suelen ser de color blanco, pero también se cultivan comercialmente variedades rojizas. Su sabor es suave y dulce. Se utiliza en recetas de gourmet por su apariencia, aunque en la cocina resulta muy laborioso pelarlas.

G.V

Comments

comments