golden milk

En esta época de festejos, bebidas y mucha comida, los analgésicos y digestivos casi se vuelven parte del menú. Si bien son fechas para despreocuparse y disfrutar en familia sin mortificaciones, son muchos los malestares que pueden surgir después de abusar con el vino o comer como si no hubiese un mañana. Por eso, una bebida poco común pero poderosa está retomando popularidad en el mundo, sobre todo en Europa y América. Se trata de la golden milk.

También conocida como leche dorada, esta es una bebida elaborada a  base de algún tipo de lácteo, al cual se le añade una de las especias más utilizadas en el mundo de la gastronomía, específicamente en lares indios. La cúrcuma, o también nombrada turmeric, es una planta cuyo extracto se utiliza para condimentar muchos platos de la cocina india, sobre todo, como componente del curry. Tiene un aroma bastante notable y un color amarillo que tiñe fácilmente cualquier preparación.

Sus cualidades son toda una maravilla natural, pues son muchos los beneficios que puede generarle al organismo. Entre ellos, nivela el colesterol y los triglicéridos, contribuye con la digestión, fortalece el sistema inmunológico, alivia dolores y previene enfermedades cardiovasculares. También ha sido comprobada su efectividad como bebida reconfortante cuando se tiene una resaca.

golden milk

Como tal, la premisa de esta bebida fue buscar una forma noble y agradable de incluir la cúrcuma en la dieta, a modo de que no solo sea consumida casualmente en platillos de esta índole.

¿Cómo se prepara la golden milk?

Primeramente, la leche puede ser tanto de vaca como de almendras, soya u otra de su preferencia. La más recomendada es la segunda por su ligereza y dulzor, aunque la primera no genera mayores diferencias y es más común.

Para darle mejor sabor y hacerla un tentempié más completo, se le suele agregar canela en rama, clavo de olor o cardamomo, aceite de coco, miel para endulzar y un poco de pimienta triturada. Esta última es indispensable, pues es la que ayuda a que el cuerpo absorba mejor la curcumina, componente de la cúrcuma.

Por último, también se le puede añadir un poco de jengibre rallado, a modo de darle un toque más ácido y hacerla aún más potente contra los resfriados e infecciones. Para elaborarla, basta con calentar la leche con la rama de canela, el clavo o los otros saborizantes, que se suelen retirar, y sacarla del fuego antes de que hierva.

Luego, se le añaden la miel, la cúrcuma, la pimienta y los otros ingredientes que guste. Se sirve caliente y voila. Puede batir la leche mientras la calienta para que quede espumosa. Le encantará esta deliciosa alternativa.

¿Sería capaz de probar una buena golden milk?

También le puede interesar: El origen del tradicional baño de Gatorade

 

Comments

comments