queso

Cuando se trata de una alimentación saludable, el queso tiene mala fama y la mayoría de las personas evita comerlo demasiado, debido a la información generalizada entre médicos y el público de que consumir grasas saturadas, como la de los lácteos, obstruye las arterias y, por lo tanto, causa enfermedades coronarias.

Recientes estudios sostienen que los quesos de edad como cheddar, brie y parmesano podrían ayudar a aumentar la esperanza de vida, e incluso, a evitar el cáncer de hígado. investigadores de Texas A&M University descubrieron que estos tipos de quesos contienen una sustancia química llamada espermidina, que impide que las células hepáticas dañadas se repliquen. Esto significa que estos quesos tienen potencialmente la capacidad de prevenir la fibrosis hepática y la forma más común de cáncer de hígado.

queso

¿Qué encontraron los científicos?

Los científicos realizaron experimentos en ratones, así que, lamentablemente, estos resultados no podrían trasladarse totalmente a los humanos. Analizaron el tratamiento con suplementos de espermidina en los animales, durante toda su vida útil. El equipo encontró que la esperanza de vida de las criaturas aumentó 25% cuando se les dio el suplemento.

Se necesitarán más investigaciones con ensayos en personas y se investigará si la espermidina puede convertirse en un suplemento para aumentar la vida.

El equipo reveló que hay otros tres factores que también demostraron ayudar a los animales a vivir más tiempo, según estudios científicos. “Se ha comprobado que reducir drásticamente el número de calorías consumidas, restringir la cantidad de metionina (un tipo de aminoácido encontrado en la carne) y el uso de la droga rapamycin prolonga realmente la vida de los vertebrados”.

Otra razón para comer queso

Tres médicos han argumentado en un artículo publicado en el British Journal of Sports Medicine que es errada la creencia generalizada entre médicos y público de que las grasas saturadas (como las que se encuentran en los productos lácteos) obstruyen las arterias. Estos especialistas de la salud piensan que se ha de cambiar el enfoque en cuanto a cómo reducir las grasas en la sangre y, en lugar de privarnos de alimentos como los lácteos, insistir en tomar una caminata diaria enérgica para minimizar el estrés y evitar enfermedades del corazón.

Asimismo, de acuerdo con una investigación reciente llevada a cabo en el University College de Dublin, las personas que comen mucho queso no tienen necesariamente niveles más altos de colesterol que las que no.

Por su parte, el doctor Mike Knapton, director médico asociado a la Fundación Británica del Corazón, expresó: “Las recomendaciones de British Journal of Sports Medicine son inútiles y engañosas. Décadas de investigación han demostrado que una dieta rica en grasas saturadas aumenta el colesterol LDL ‘malo’ en sangre, lo que pone en mayor riesgo de un ataque al corazón o un derrame cerebral”.

También te puede interesar: Consejos para alimentar y fortalecer tu mente

Comments

comments