Aquafaba: sustituto de las claras de huevo
El agua de la cocción de garbanzos puede usarse como sustituto

Aunque pueda parecer complicado encontrar alternativas veganas para elaborar postres, es totalmente posible. Una de las opciones más útiles, aunque poco conocidas, es la aquafaba, un excelente sustituto de las claras de huevo.

La aquafaba es, pese a su nombre particular, un insumo sencillo y al alcance de todos. En esencia, es el agua que se obtiene de la cocción de legumbres, principalmente garbanzos, caracterizada por una consistencia viscosa.

Debido a sus excelentes características, el insumo ha ganado gran popularidad entre personas con alergias al huevo o que siguen una dieta vegana.  Su composición, en mayor parte de carbohidratos, proteínas y otros sólidos vegetales solubles, la hace tener propiedades emulsionantes, espumantes, aglutinantes, gelatinizantes y espesantes.

Aquafaba: sustituto de las claras de huevo
Puede tener diversos fines en la cocina, en especial para hacer postres

Su popularización, según diversas fuentes, se dio en 2014 gracias al músico francés Joël Roessel, quien es vegano. Experimentando en su cocina, descubrió las propiedades del insumo y sus múltiples posibilidades en recetas como merengues, macarons, turrones, glaseados, helados, malvaviscos, entre otras. Su hallazgo fue compartido a través de un blog galo, expandiéndose su uso en poco tiempo.

Para prepararla, solo se deben cocinar los garbanzos, colarlos y reservar el agua sobrante. Normalmente, se recomienda usar de dos a tres cucharadas de aquafaba por cada clara de huevo que amerite la receta.

Delicioso merengue de aquafaba

Aquafaba: sustituto de las claras de huevo
El merengue es una receta ideal para aprovechar la aquafaba

Ingredientes

  • 1/2 taza de agua de garbanzos
  • 3/4 taza de azúcar
  • 1 cucharadita de jugo de limón

Preparación

  • Con ayuda de una batidora, batir a máxima potencia el agua de garbanzos en un bol. Añadir el jugo de limón. Batir hasta que forme picos firmes.
  • Seguir batiendo y agregar el azúcar poco a poco hasta que el merengue tenga la consistencia deseada.
  • Repartir el merengue en porciones sobre una bandeja con papel para hornear y llevar al horno 100 °C (212 °F) por una hora y media. Retirar del horno y servir.

También le puede interesar: Cinco buenas fuentes de calcio para veganos

Comments

comments