Alimentos contra el estrés
Una sana y relajante alimentación que el cuerpo sabrá agradecer

Angustia, ansiedad, debilidad, desánimo y muchos otros síntomas están asociados con el estrés. El estilo de vida actual intensifica esta reacción del organismo y contribuye a su deterioro. La necesidad de cumplir múltiples funciones al día, a veces impide seguir una dieta adecuada. Afortunadamente, existen algunos alimentos cuyas propiedades producen un efecto relajante. ¡Descubra cuáles son!

Para incluir en la dieta

Chocolate negro: Además de su delicioso sabor, que ya de por sí provoca placer, su composición actúa en el cerebro creando una sensación de bienestar. Es aconsejable consumirlo en la mañana, de ser posible a diario.

Naranja: Más que generar tranquilidad, la vitamina C que contiene, contrarresta los efectos negativos que desencadena el estrés. Comer seis por semana sería ideal.

Arándanos: Un puñado de esta fruta por lo menos dos veces a la semana brinda antioxidantes y vitamina C. Estos son excelentes para restaurar las células, mejorar el humor y la memoria, y combatir el estrés.

Espinaca, acelga y otras hojas verdes: Son ricas en magnesio y ácido fólico, elementos que se consumen en situaciones de tensión. Indispensables en la formación de neurotransmisores, su presencia en la mesa debe diariamente.

Cambures o plátanos: Casi equivalen a una inyección de serotonina, por la gran cantidad de potasio y triptófano presentes en estos. Cuatro por semana son suficientes.

Aguacate: Disminuye la presión arterial y su alto contenido de fibra, vitaminas y grasas monoinsaturadas, representan ganancia para la salud. Controla la ansiedad y crea confort. No debe faltar en la dieta.

Frutos secos: Los llamados a luchar contra los nervios. Sus vitaminas (B2 y E, entre otras) y minerales (como magnesio y zinc) aportan energía, influyen de forma positiva en el estado de ánimo y calman. Lo indicado sería 100 gramos al día.

Pescados grasos: Como el salmón y el atún, abundantes en Omega 3, favorece la relajación y reduce el desasosiego. Además, previene el aumento de las hormonas del estrés.

Pavo: Es rico en triptófano, un aminoácido esencial en la nutrición que ayuda al cerebro a segregar serotonina y, por ende, a estar en paz. Es recomendable consumirlo con frecuencia.

Avena: Por tener gran volumen de vitamina B, magnesio y fibra, es magnífica para el sistema nervioso y actúa como sedante. Asimismo, los carbohidratos que posee levantan el ánimo y enlentecen la digestión liberando serotonina por pequeñas dosis de forma constante.

También le puede interesar: ¿De la tercera edad? Es hora de vigilar más el plato

Comments

comments