Berenjenas parmesanas

El chef estadounidense Mario Batali creó un emporio de restaurantes en Nueva York, Las Vegas, Los Ángeles y otras ciudades de Estados Unidos y el mundo. Esta receta de sus berenjenas parmesanas es sencilla y deliciosa.

Berenjenas parmesanas

Ingredientes

Para las berenjenas a la parmesana

  • 2 berenjenas grandes
  • Aceite de oliva virgen extra
  • 1 pizca de sal y pimienta negra recién molida
  • 3 tazas de salsa de tomate básica, tibia (sigue la receta o usa tu favorita)
  • 12 hojas de albahaca fresca
  • 1/2 kilogramo de mozzarella fresca, en rodajas
  • 1/4 taza de parmesano-reggiano recién rallado
  • 1/4 taza de migas de pan fresco

Para la salsa de tomate básica

  • 1/4 taza de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cebolla cortada en cubitos pequeños
  • 4 dientes de ajo, pelados y en rodajas finas
  • 1 pizca de sal, al gusto
  • 3 cucharadas de hojas frescas de tomillo picadas, o 1 cucharada seca
  • 1/2 zanahoria mediana, finamente rallada
  • 2 latas (28 onzas) de tomates enteros pelados, triturados a mano y sus jugos
Preparación
  • Caliente el horno a 450 °F (220 °C). Forre dos bandejas para hornear hondas con papel pergamino o papel de aluminio.
  • Corte cada berenjena en 6 discos. Aderece con una brocha ambos lados de cada disco con aceite de oliva, sazone ligeramente ambos lados con sal y pimienta, y colóquelos espaciados uniformemente en las bandejas forradas.
  • Ase la berenjena hasta que las rodajas estén tiernas y ligeramente doradas, volteándolas una vez. Verifique que las rodajas estén tiernas pinchando en algunos lugares con un tenedor (si algunas rebanadas tardan más que otras, puede retirar las tiernas a un plato y continuar asando el resto).
  • Baje la temperatura del horno a 350 °F (180 °C). Coloque las piezas de berenjena más pequeñas en una de las mismas bandejas forradas para hornear y, en la otra, coloque las rodajas de berenjena más grandes, espaciadas uniformemente. Bañe cada bandeja con 1/4 de taza de salsa de tomate y espolvoree con un par de hojas de albahaca (picadas en trozos).
  • Coloque una rebanada de mozzarella sobre cada rodaja de berenjena y espolvoree con una cucharadita de parmesano rallado. Coloque rodajas más pequeñas de berenjena sobre cada uno de los discos y repita con salsa de tomate, albahaca y los dos quesos.
  • Hornee sin tapar hasta que el queso esté bien derretido, unos 20 minutos. Mientras tanto, en una sartén pequeña, tueste las migas de pan a fuego medio con una llovizna de aceite de oliva y una pizca de sal hasta que estén doradas y crujientes, revolviendo con frecuencia. Ponga a un lado hasta que la berenjena esté lista, luego espolvoree las migas de pan tostado sobre la parte superior de la berenjena y sirva de inmediato.
Para la salsa de tomate básica
  • En una cacerola caliente el aceite de oliva a fuego medio. Agregue la cebolla, el ajo y una pizca de sal y cocine hasta que estén dorados y suaves.
  • Añada el tomillo y la zanahoria y cocine 5 minutos más.
  • Agregue los tomates y el jugo y hierva, revolviendo con frecuencia. Baje el fuego y cocine a fuego lento hasta que esté espesa, aproximadamente 30 minutos, revolviendo ocasionalmente.
  • Sazone con más sal al gusto.
  • Esta salsa se mantiene una semana en el refrigerador o hasta seis meses en el congelador.

También puede interesarte: Brochetas de albóndigas provenzales y salsa ravigote

Comments

comments