Las lentejas nunca dejan mal: dos maneras de prepararlas

Las lentejas

Las lentejas son un plato milenario, muy alimenticio y muy conveniente para todos los presupuestos. Existen de distintos colores: marrones, verdes y rojas, según la variedad. También varían ligeramente de tamaño.

Esta legumbre, es rico en proteínas, fibra, potasio, magnesio y zinc, así como algunas vitaminas B. Para prepararlas, es preciso examinarlas con detenimiento para eliminar la arenilla que puedan llevar. Después, dependiendo de la variedad, deben dejarse en remojo para que ablanden antes de la cocción o bien bastará con cocerlas hasta que queden tiernas.

Las lentejas se emplean para numerosas recetas, incluyendo sopas, cocidos, ensaladas y guisos. A continuación dos platos de cuchara, muy sencillos de hacer y con pocos ingredientes. 

Lentejas manchegas

Lentejas
Foto vía: Canal Hogar

Esta preparación le llevará un poquito más de una hora y rinde para seis platos.

Ingredientes

  • ½ kg de lentejas
  • 2 huevos
  • 1 cebolla grande
  • Aceite
  • Vinagre
  • Perejil
  • Sal
  • Pimienta

Preparación

  • Poner en remojo las lentejas, si es necesario, la noche anterior
  • Pelar y triturar la cebolla
  • Picar firmemente el perejil
  • En una olla con aceite caliente, rehogar la cebolla y el perejil. Añadir las lentejas escurridas y rehogar un poco. Rociarlas con un poco de su caldo y dejarlas a fuego lento aproximadamente 15 minutos.
  • Aparte, separar las yemas de los huevos y batirlas con una cucharada de vinagre. Echar la mezcla sobre las lentejas antes de retirarlas del fuego y servirlas.

Con morcilla

Lentejas con morcilla
Foto vía: Gastronomía Vasca

Esta preparación si le llevará al menos 30 minutos más que la anterior. Igualmente rinde para seis platos.

Ingredientes

  • 600 g de lentejas
  • 3 dientes de ajo
  • 1 cebolla grande
  • 4 morcillas
  • ½ cucharada de pimentón en polvo, ya sea dulce o picante, según su gusto
  • Perejil
  • Aceite sal

Preparación

  • Poner en remojo las lentejas, si es necesario, la noche anterior.
  • Pelar y picar las cebollas, los dientes de ajo junto con el perejil.
  • En una olla con agua y sal, echar las lentejas escurridas, junto con la cebolla, los ajos el perejil y las morcillas.
  • Cuando dé el primer hervor dejar a fuego lento’.
  • En una sartén  con un poco de aceite caliente, preparar un pequeño sofrito con el pimentón y 4 cucharadas de agua. Verterlo sobre las lentejas y dejarlas siempre a fuego lento hasta que estén muy tiernas.
  • Disponerlas en un envase para servir, junto con las morcillas troceadas.

También le puede interesar: 10 consejos para hacer ensaladas frescas