Salsa casera de ají picante (guindilla)

Salsa picante

La salsa de ají picante, conocido también como chile y guindilla, es muy utilizada en la cocina española, incluso es un alimento básico en la italiana; de hecho, se le conoce como fuoco (fuego).

Su preparación es sencilla y esta receta es para bastante cantidad, que puede guardar en frascos de 250 ml. Lo bueno de todo es que no se echa a perder así como así, pues una vez guardada se puede conservar mínimo un año.

Esta salsa casera picante es perfectamente un sustituto de la tabasco o de cualquier otra salsa a base de ajíes para condimentar un plato. Es ideal, porque así evitará comprar alguna de estas preparaciones envasadas.

Cómo hacerla

Ingredientes

  • 3 kg de tomates maduros pelados, sin semillas y troceados
  • 500 g de ajíes, preferiblemente largos y retorcidos
  • 500 g de alcaparras bien enjuagadas
  • 4 dientes de ajo pelados
  • 1 taza de hojas de albahaca fresca lavadas
  • 2 cucharadas de sal
  • 3 tazas de aceite de oliva virgen extra
  • Azúcar

Preparación

  • Ponga los tomates en un colador (o en varios) y espolvoréelos abundantemente con la misma cantidad de azúcar y de sal. Déjelos reposar durante 2 horas para que se escurran bien.
  • Eche en la licuadora o robot de cocina los ajíes, las alcaparras, el ajo, la albahaca y 2 cucharadas de sal. Tritúrelos todo con los tomates y el aceite de oliva. En caso de que el aparato no pueda contenerlo todo a la vez, hágalo en pequeñas tandas, mezclándolo todo luego.
  • Vierta la salsa en frascos con tapa, refrigérela y déjela reposar durante 2 días como mínimo antes de utilizarla.

También le puede interesar: Siete frutas que son fuente de vitamina C