caramelo salado
Vía cookingclassy.com

Una de las salsas más ricas y conocidas para acompañar postres, sobre todo helado, es la típica salsa de caramelo salado. Si bien sigue siendo dulce, se caracteriza por la presencia del sal marina que le da un perfecto toque salado equilibrador.

Todo caramelo tiene su complejidad, porque los tiempos deben ser medidos con suma cautela para que no se queme. También porque con este alimento se provocan las peores quemaduras en la cocina. Sin embargo, una vez que queda listo y en óptimas condiciones, el deleite es indescriptible.

Salsa de caramelo salado

Ingredientes

  • 1 taza de azúcar granulada
  • ¼ de taza + 2 cucharadas de agua
  • ¼ de taza de mantequilla salada, troceada en porciones similares a 1 cucharada
  • ½ taza de crema espesa
  • ½ cucharadita de sal marina
caramelo color
Color ideal del caramelo – Vía cookingclassy.com

Preparación

  • Unir todos los ingredientes y tenerlos cerca de la estufa para añadirlo lo más rápido posible. En una olla profunda y mediana, que permita apreciar bien el color del caramelo, calentar el azúcar, la sal y el agua a fuego medio, removiendo constantemente.
  • Cuando rompa a hervir, dejar de batir y permitir que la mezcla hierva hasta obtener un color ámbar oscuro, moviéndola apenas para que se cocine equitativamente.
  • Comenzarán a aparecer burbujas vigorosamente, luego serán más pequeñas y lentas. Mientras el preparado comienza a adquirir un color con tonos anaranjados que se oscurecerá cada vez más. Al adquirir el color del caramelo, incorporar la mantequilla y revolver hasta que se haya derretido. Apenas esté líquida, sacar del fuego.
  • Con sumo cuidado, verter la crema espesa y combinar hasta que esté suave. Pasar el caramelo a una jarra de vidrio para que enfríe. Posteriormente, se puede servir o guardar en el refrigerador.

También les puede interesar: Deliciosas brochetas de cordero a la parrilla

Comments

comments