Tostadas con pasas y chardonnay

La chardonnay es una variedad de uva de piel verde usada para hacer vino blanco. Es originaria de la región vitícola de Borgoña, en el este de Francia, pero ahora crece en todas partes donde se produce vino, desde Inglaterra hasta Nueva Zelanda. Para regiones vitícolas nuevas y en desarrollo, está vista como un “rito de paso” y como una fácil entrada en el mercado internacional del vino. Es un componente importante de muchos vinos espumosos alrededor del mundo, incluido el champán. Un pico de popularidad a finales de los años ochenta del siglo pasado dio lugar a una reacción un tanto negativa en relación con esta uva, pero hoy sigue siendo de las variedades más ampliamente cultivadas.

Los vinos chardonnay están catalogados entre los denominados vinos secos o medio secos. Sus sabores más característicos son pera, manzana, melocotón y frutas tropicales como la piña, el melón o el plátano. El sabor a cítricos que, en ocasiones, suelen poseer evoca el limón, la toronja o la naranja; no son de los más frecuentes, pero con un poco de suerte puede llegar a sentirlos. A continuación se explica paso a paso una increíble receta que incluye un chardonnay.

Tostadas con pasas doradas y chardonnay

Ingredientes

  • 1 1/2 tazas de agua
  • 2 tazas de chardonnay
  • 1/4 taza más 2 cucharadas de azúcar
  • 2 vainas de vainilla partidas por la mitad verticalmente
  • 2 tazas de pasas doradas
  • 12 onzas de queso de su preferencia, rebanado
  • 24 rebanadas de baguette cortadas
  • 1/2 barra de mantequilla sin sal, derretida

Preparación

  • En una cacerola mediana, combinar el agua, el vino y el azúcar. Llevar a fuego medio-alto hasta que el azúcar se disuelva. Reducir el fuego a medio y cocinar a calor lento durante 5 minutos. Apagar. Raspar el interior de la vaina de vainilla en el líquido y añadir la vaina. Agregar las pasas. Dejar reposar sin cubrir durante al menos una hora a temperatura ambiente. Refrigerar durante la noche.
  • Al día siguiente, escurrir las pasas y reservar el líquido. Desechar la vaina de vainilla. Poner el líquido en una cacerola y llevar a ebullición. Reducir hasta aproximadamente 1/3 de taza o hasta que el jarabe tome un profundo color dorado, 10 a 15 minutos. Observar cuidadosamente que el jarabe no se queme. Si empieza a hacer espuma, retirar del fuego inmediatamente. El jarabe seguirá espesando a medida que se enfríe; debe quedar con una textura similar a la miel de maple. Dejar enfriar completamente.
  • Precalentar el horno a 400 °C. Cepillar con mantequilla ambos lados de las rebanadas de pan. Hornear entre 8 y 10 minutos o hasta que estén doradas. Dejar que se enfríen completamente. Para el montaje, colocar una rebanada de queso en cada tostada. Espolvorear con algunas pasas y jarabe sobre la parte superior. ¡Disfrute!

También puede interesarte: Peras al Merlot para alargar la sobremesa

Comments

comments