El secreto de una buena panna cotta es la crema de leche

Panna cotta

La panna cotta, en italiano significa literalmente nata (crema de leche) cocida. Es un plato tradicional de Piamonte, región noroccidental que está ubicada en la frontera con Suiza y Francia. Ese postre típico parece remontarse a la época de Carlos Alberto, rey de Cerdeña y Piamonte (1798-1849), que se vio obligado a abdicar tras una derrota ante Austria.

Este dulce se prepara con leche, esencia de almendra y gelatina. Para que le salga bien se requiere una crema de leche con un contenido en materia grasa entre 30 y 35%, o bien con una mayor cantidad de gelatina. Eso sí, para que esta delicia no pierda su color blanco, hay que calentar la crema de leche lentamente a fuego lento. De lo contrario, se le pondrá amarilla.

La preparación de la panna cotta realmente no presenta grandes dificultades. Por el contrario, es bastante sencilla de preparar. Hay cocineros que prefieren agregarle un poco de leche de almendras por su aroma especial. Esta receta la tiene, pero claro está, puede renunciar a ello, puesto que no es esencial para este postre.

De todos modos, hay otros aromas, como por ejemplo, los del chocolate fundido o la vainilla, que también le aportan un sabor agradable a esta preparación básica.

Panna cotta con frutas del bosque

Panna cotta

Estamos ante la finura discreta de este postre, que en este caso, lleva frutos del bosque. Llaman la atención, pues acompaña con su aroma ácido este dulce y seduce con una sencilla elegancia. Su preparación es relativamente rápida, cerca de 20 minutos. Lo que más tarda es su enfriado, unas 12 horas.

Ingredientes (4 personas)

  • 12 g de gelatina molida
  • 300 ml de leche
  • 1 cucharada de leche de almendras (opcional y puede sustituir por vainilla)
  • 125 g de azúcar
  • 300 ml de crema de leche
  • 500 g de frutos del bosque: fresitas, frambuesas, arándanos, grosellas.

Preparación

  • Remoje la gelatina en agua fría. Cueza la leche y la leche de almendra, con el azúcar y añada la gelatina remojada. Incorpore lentamente la crema de leche con el batidor de varillas.
  • Vierta la mezcla para la panna cotta en flaneras de 6 a 8 cm de alto. Póngalas 12 horas por lo menos en la nevera.
  • Desmolde con cuidado. Lave las frutas, más no las deje en remojo. No quite el rabito de las fresas.
  • Ponga la panna cotta en el centro de los platos y disponga los frutos a su alrededor. Decore con hojas de menta y sirva con una salsa de frutas rojas.

También le puede interesar: Cómo lograr un buen arroz con leche y salir airoso