Malvaviscos de chocolate con aroma de canela
Malvaviscos de chocolate con aroma de canela

Si por malvaviscos de chocolate, o de otros sabores, no los identifica, si le decimos nubes, a lo mejor lo tiene un poco más claro. En inglés son conocidos como marshmallows y se idearon, en el siglo XIX, para aliviar el dolor de garganta. Y de ahí les viene el nombre. Originalmente, los malvaviscos se elaboraban con el jugo de la raíz de la planta del mismo nombre, y se cocinaban con azúcar y huevos, y la masa resultante se amasaba formando unos bocados que calmaban el dolor de garganta.

Se quedaron con el nombre, aunque, hoy en día, de medicinal tienen poco, pero resultan unos bocados dulces que hacen las delicias de los más golosos. Las nubes se pueden elaborar de infinidad de sabores, como muestra estos malvaviscos de chocolate muy fáciles de hacer en casa.

Malvaviscos de chocolate y aroma de canela

Ingredientes

  • 5 hojas de gelatina
  • 200 gr de azúcar
  • 3 cucharadas de agua
  • Un chorrito zumo de limón
  • ½ cucharadita de canela en polvo
  • Clara de huevo
  • 3 c/s de sirope de chocolate
  • 25 gr de Maizena
  • 25 gr azúcar glass
  • 1 termómetro de cocina
  • 1 batidora de varillas

Elaboración

  • En primer lugar, ponga a hidratar en agua las cinco hojas de gelatina.
  • Paralelamente, ponga a calentar en un cazo a fuego medio los 200 gr de azúcar, tres cucharadas soperas de agua, la canela y un chorrito de zumo de limón. Dejar cocinar sin remover hasta que alcance los 115º C (medir con un termómetro de cocina). Retirar.
  • Montar la clara de huevo hasta conseguir una consistencia firme. Después, ponga en un bol las tres cucharadas de sirope de chocolate y la gelatina hidratada, calentar en microondas durante 30 segundos a máxima temperatura y mezclar bien.
  • Añada el caramelo en hilo a la clara de huevo mientras sigue batiendo, y añada después la mezcla de sirope con gelatina. Siga batiendo hasta conseguir una crema muy espesa. Introduzca en manga pastelera. Coja una fuente bien plana y espolvoree toda su superficie con Maizena y azúcar glass mezclada. Después, corte la manga pastelera por la boca y haga tiras largas sobre la fuente, de un grosor de, aproximadamente, 1,5 cm.  Procure dejar espacio entre las tiras, ya que tienen a expandir.
  • Una vez formadas, deje reposar en el frigorífico un mínimo de 3 horas. Pasado el tiempo, espolvoree con la Maizena y el azúcar sobrantes. Corte en pequeñas porciones, cuidando que queden bien cubiertas por la Maizena y el azúcar glass para que no se peguen entre ellas.

También le puede interesar: Gummy bears: un gran y dulce invento

 

Comments

comments