Galletas de la fortuna, sencillas y adictivas

Galletas de la fortuna
Foto vía: TheSpruceEats.com

Las galletas de la fortuna consisten en una pequeña galletita, de paredes delgadas y crujientes, que contienen un papelito con un texto correspondiente a un horóscopo, una broma o un proverbio.

También conocidas como galletas de la suerte, siempre se las ha asociado a que son chinas, pero realmente su origen es japonés, del siglo XIX. Eran muy conocidas en Kyoto. Sin embargo, fueron popularizadas por los estadounidenses y consumidas por ellos.

De hecho, Jennifer 8. Lee, periodista y autora del libro The Fortune Cookie Chronicles, precisa que se tiene la idea de que son chinas, “porque después de la Segunda Guerra Mundial se empezaron a ofrecer en los restaurantes chinos”.

Según destaca, estas galleticas dulces y adictivas, porque lo son, se vendían en confiterías japonesas en San Francisco hasta la guerra, época en que empresarios chinos se hicieron cargo del negocio. Por eso no es de extrañar que se diga que esta idea surgió de los chinos residentes en Estados Unidos.

Galletas de la fortuna

Galletas de la fortuna

Ingredientes

  • 3 claras de huevo
  • ½ taza (60 g) de azúcar glas tamizado
  • 45 g de mantequilla fundida
  • ½ taza de harina

Preparación

  • Precaliente el horno a 180°C. Forre una bandeja de horno con papel parafinado. Trace tres discos de 8 cm sobre el papel y déle la vuelta.
  • Bata las claras de huevo en un cuenco hasta que formen espuma. Añada el azúcar glas y la mantequilla y remueva hasta ligar la mezcla. Incorpore la harina y remueva hasta obtener una mezcla homogénea. Déjela reposar durante 15 minutos. Con un cuchillo extienda 1 ½ cucharaditas rasas de la mezcla sobre cada disco. Hornéelos durante 5 minutos, o hasta que empiecen a dorarse por los bordes.
  • Trabaje con rapidez al desplegarlos de las bandejas pasando un cuchillo por debajo de los discos. Introduzca un papel con su mensaje de la fortuna escrito dentro de cada galleta.
  • Dóblelas por la mitad y pliéguelas después de nuevo sobre un objeto de punta roma. Déjelas enfriar sobre una rejilla. Cueza el resto de la mezcla del mismo modo.

Tenga en cuenta

Prepare sólo dos o tres galletas de la fortuna por tanda, de lo contrario se endurecerán demasiado rápido y se romperán al doblarlas. Si ocurre esto, devuelva la bandeja al horno para calentarlas de nuevo.

Si lo prefiere, puede hornear las galletas de la fortuna hasta dos días antes y guardarlas en un recipiente hermético.

También le puede interesar: 10 pasos para obtener un mejor café