Newsletter

Síguenos

Daifuku mochi: delicioso pastelito de arroz japonés

El daifuku mochi es un pastelito de arroz japonés hecho de arroz glutinoso molido en una pasta y después moldeado. Tradicionalmente, en Japón se hace en una ceremonia llamada mochitsuki. Aunque se come todo el año, el mochi es comida tradicional para el año nuevo japonés, cuando es más común su consumo. Existen muchas variedades del daifuku, el más común es un mochi blanco, verde claro o rosa claro relleno con anko, que suele venir en dos tamaños, uno pequeño y otro del tamaño de la palma de la mano. Algunas variedades contienen fruta entera, mezclas de fruta y anko o pasta de melón triturado. Casi todos los daifuku se recubren con una fina capa de almidón de maíz para evitar que se peguen entre sí, o a los dedos.

daifukuDaifuku mochi casero

Ingredientes
  • 6 fresas medianas frescas
  • 250 gr de harina de arroz glutinoso
  • 150 gr de anko (pasta dulce de frijol rojo)
  • 100 gr de azúcar
  • 300 ml de agua fría
  • Maicena, para espolvorear mientras se amasa
 
Preparación
  • En un recipiente mezclar la harina de arroz, el azúcar y el agua (añadir lentamente).
  • Mezclar, añadiendo el agua lentamente, hasta que no queden grumos y la mezcla quede un poco pegajosa y elástica.
  • Forrar con un paño húmedo un cuenco para cocer al vapor, verter la masa en su interior y tapar. Situar el cuenco sobre una cacerola del mismo diámetro, llenar de agua hirviendo. Dejar cocer unos 20-25 minutos hasta que la masa adquiera una textura de aspecto pastoso.
  • Retirar del fuego y dejar enfriar la masa hasta que esté templada durante un mínimo de 45 minutos.
  • Amasar manualmente, como truco, se puede añadir hasta un 10% más de azúcar para que los mochis duren más tiempo.
  • Espolvorear maicena sobre la encimera. Usar esta superficie para verter la masa, añadir harina para que sea manipulable y no se pegue a las manos. Estirar la masa ligeramente y cortarla en porciones pequeñas, del tamaño de albóndigas y con la ayuda de una espátula aplanar cada bola en la palma de la mano, estirando con cuidado para formar un disco.
  • Colocar el relleno en el centro. Este se compondrá de una fresa envuelta de pasta de judía roja.
  • Mediante pequeñas rotaciones en la palma de la mano, poco a poco ir cerrando los laterales de la masa sobre el relleno, a modo de capullo de flor, hasta que tengamos la bola perfectamente cerrada.
  • Para acabar de sellar la masa de arroz basta con realizar pellizcos en las grietas para que se peguen y la superficie quede homogénea.
También te puede interesar: El Sake, bebida japonesa para degustar

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram