Avellanas, ingrediente para un buen pastel

Avellanas. Pastel
Foto vía: El Espanol

Las avellanas son un fruto seco que está lleno de proteínas, contiene muy poca sal, un elevado valor calórico y con un sabor muy fino. Se pueden consumir secas, tostadas, saladas, sin cáscaras, trituradas y ralladas, como aperitivos o resultan exquisitas agregadas a cereales o ensaladas.

Pero, también, las avellanas resultan un ingrediente habitual para helados, chocolates, bizcochos, pasteles y otros productos de confitería y repostería. Eso sin hablar de los famosos turrones en los que la avellana es un elemento fundamental, o aquellos en los que comparte protagonismo con la almendra.

En cocina, de este fruto seco, que hay que decirlo, es de difícil digestión, sobre todo, cuando está verde, se obtiene también aceite, que es blanco y de agradable sabor. De hecho, es muy apreciado, empleándose frecuentemente como aderezo para ensaladas.

Por otra parte, las avellanas se emplean igualmente para la elaboración de diversos productos de gran valor nutritivo, como leche de avellana, jalea, manteca, entre otros. 

Eso sí, no se debe abusar de su consumo, ya que se está ante un alimento bastante energético, en especial si tiene problemas de obesidad o está adelgazando. Caso contrario, constituye un complemento ideal para quienes llevan a cabo una actividad física intensa.

Pastel de avellanas

Avellanas

Este pastel de avellanas es bastante sencillo, esponjoso y rico. Lleva pocos ingredientes y lo puede preparar en cualquier momento. Ahora que se acercan las fiestas decembrinas, le va como anillo al dedo.

Lo interesante de esta preparación básica, es que usted la puede hacer así tal cual, o incorporarle otros elementos y decorados.

Ingredientes

  • 130 g de avellanas
  • 8 claras de huevo
  • 160 g de azúcar
  • 40 g de harina
  • 110 g de mantequilla
  • Azúcar glas

Preparación

  • Parta las avellanas en trozos, póngalas en la bandeja del horno y tuéstelas 3 o 4 minutos con el horno muy caliente.
  • En un recipiente, mezcle sin batir las claras de huevo y el azúcar. Incorpore las avellanas y la harina previamente tamizada. Mézclelo todo muy bien y agregue 100 g de mantequilla derretida.
  • Unte con mantequilla un molde pequeño redondo y con bordes altos y vierta la masa. Introdúzcala en el horno precalentado a 200°C durante 30 minutos aproximadamente. Retire el pastel del horno, deje que se enfríe, desmóldelo y espolvoree el azúcar glas por encima, o decore según sea su gusto.

También le puede interesar: Las castañas, dos preparaciones para aprovecharlas