macarronada

Los venezolanos adoran la pasta, de eso no puede haber dudas. En 2011, Venezuela era el segundo país del mundo en consumo per cápita de pasta. Solo por detrás de Italia, la casa predilecta de este alimento.

Las mesas criollas soportan al menos un plato de pasta a la semana, sea como contorno o como platillo principal. A veces ni necesita salsa, basta con un poquito de mantequilla o queso para saciar el hambre. Tanto es el amor de la pequeña Venecia por este producto del trigo, que fue adoptada en una receta considerada infaltable y tradicional en el estado Zulia.

La tierra del sol amada no es solo patacones, tumbarranchos, yoyitos y mandocas. También tienen la macarronada, un plato típico en el que predominan los macarrones, además de mucho queso, proteínas y otros acompañantes. El mismo es una especie de pastel, que se cuaja dentro del horno y se sirve en porciones al estilo de la lasaña. Por lo general, se come en fechas festivas, sobre todo en Navidad.

Incluso, en sus variaciones, hay algunas que incluyen ingredientes muy decembrinos, como pasitas, alcaparras y aceitunas. Como tal, no hay una receta exacta del platillo, pero hay componentes que casi nunca fallan, como el queso de año, las papas cocidas, el huevo y el guiso de carne o pollo. Algunas versiones tienen incluso mortadela, cerdo y hasta jamón endiablado.

macarronada

Añales de antigüedad

Según Miro Popic en su página web, este plato nació de la fuerte influencia de italianos inmigrantes en el país. Al aparecer, la primera vez que apareció en un libro de cocina fue en 1899, nada más y nada menos que en el primer recetario de don Tulio Febres Cordero llamado Cocina criolla o Guía del ama de casa.

El mismo autor reconoce que todavía hay dudas sobre si la macarronada es ciertamente zuliana o merideña, pues, en la región andina fue donde se editó el mencionado libro, y donde se instalaron los progenitores de la esposa de Febres, considerados como los primeros italianos en llegar al país en 1840.

No obstante, son los zulianos los que acogieron este platillo como un verdadero tesoro y quienes siguen preparándolo sin cesar en cada época navideña.

También le puede interesar: ¡No se pierda estos paraísos! Museos gastronómicos

Con información de miropopic.com

Comments

comments