Pancitos caseros

Sin muchas complicaciones, estos pancitos caseros hechos en la sartén son ideales para acompañar cualquier comida. No llevan muchos ingredientes y son fáciles de hacer. Incluso solos y tibios son una delicia para comer a cualquier hora del día.

Pancitos caseros hechos en la sartén

Ingredientes

  • 350 gramos de harina
  • 175 mililitros de agua tibia
  • 1 huevo
  • 45 mililitros de aceite
  • 7 gramos de levadura seca
  • 1/2 cucharadita de sal

Preparación

  • Echar la harina en un bol y formar un volcán. En el centro, agregar la levadura, la sal, el agua, el aceite y el huevo.  Amasar hasta tener una pasta homogénea.
  • Hacer una bola y pasarla a una mesa de trabajo espolvoreada con harina.
  • Amasar por cinco minutos, estirando la masa hacia adelante y doblándola para que se esponje.
  • Hacer nuevamente una bola y llevarla a un recipiente previamente enharinado. Tapar con un paño y dejar reposar de media a una hora, hasta que haya crecido lo suficiente.
  • Una vez lista, estirar con un rodillo hasta que tenga un centímetro de grosor. Colocar luego un vaso o una taza sobre la masa para hacer los pancitos. Lo que vaya quedando de masa se vuelve a estirar y se repite el proceso. Cuando sea solo un poco, se hace un pancito con las manos y se aplasta.
  • Poner los pancitos en una bandeja forrada con papel encerado, taparlos y esperar 30 minutos.
  • Llevar una sartén antiadherente al fuego y colocar los pancitos, cuidando de que haya suficiente espacio entre cada uno. Tapar y cocinar por cuatro minutos a fuego lento. Pasado ese tiempo, voltear y dejar otros cuatro minutos. Darles vuelta nuevamente y cocinar dos minutos por cada lado.
  • Pueden servirse tanto tibios como fríos y se conservan perfectamente durante algunos días.

También le puede interesar: Pan relleno con queso y pesto, simplemente delicioso

Comments

comments