Pisto, un tradicional guiso de vegetales

El pisto es uno de los platos tradicionales de la cocina española. Este guiso de verduras, parecido a la ratatouille francesa, resulta común y delicioso en temporada de verano.

La mayoría de las veces esta preparación se sirve fría para dar sabor a una ensalada. También como tapa, repartido por encima de rebanadas gruesas de pan.

En caso que lo sirva caliente, es el acompañamiento ideal para unos filetes a la parrilla o unas pechugas de pollo. Aunque hay algunas formas de prepararlo, en esta versión, las verduras se hacen por separado para que no se mezclen los sabores.

Cómo hacer el pisto

Ingredientes (4-6 porciones)

  • 450 g de tomates grandes jugosos, pelados, despepitados y troceados
  • 300 g de berenjenas, cortada en dados de 1 cm
  • 2 cebollas grandes, picadas en rodajas finas
  • 4 dientes de ajos grandes, majados
  • 125 ml de aceite de oliva
  • 300 g de calabacín, verde o amarillo, en dados de 1 cm
  • 3 pimentones grandes: 1 rojo, 1 amarillo y 1 verde, despepitados y troceados
  • 2 ramitas de tomillo fresco
  • 1 hoja de laurel
  • 1 ramita pequeña de romero
  • 100 ml de caldo de verdura
  • Sal y pimienta

Preparación

  • Caliente unas 2 cucharadas de aceite a fuego medio en una olla refractaria. Añada luego la cebolla y sofríala 5 minutos, removiendo de vez en cuando, o hasta que empiece a ablandarse, pero sin dorarse. Añada el ajo y remuévalo todo. Reduzca el fuego al mínimo.
  • Mientras, caliente a fuego fuerte una sartén hasta que note que el calor empieza a subir. Eche 1 cuchara del aceite y los dados de berenjena en una sola capa. Sofríalos a continuación, removiendo hasta que estén ligeramente dorados por todos los lados. Agréguelos a la olla con la cebolla.
  • Añada otra cucharada de aceite. Incorpore luego el calabacín y rehóguelo, removiendo, hasta que los dados estén dorados. Póngalos en la olla. Sofría después el pimiento de la misma forma y échelos a la olla.
  • Poner el tomillo, el laurel, el romero y el caldo a la olla, y remuévalo. Salpimiéntelo al gusto y llévelo a ebullición. Vuelva a reducir el fuego al mínimo, tape la olla y deje que hierva durante 20 minutos, removiendo de vez en cuando, hasta que la verdura esté muy tierna y mezclada.
  • Retire la olla y añada el tomate. Remuévalo. Cúbrala y déjela reposar unos 20 minutos para que los tomates se ablanden.
  • El pisto ya está listo para servir, pero es mejor si se deja enfriar por completo o si se sirve directamente de la nevera al día siguiente.

También le puede interesar: Moluscos para consentir a sus invitados