Pretzel

El pretzel es un característico bollo o pan horneado, retorcido en forma de lazo. Su origen es la región de Baviera, en Alemania, y es muy popular en América del Norte y Australia. Su nombre proviene de la palabra brezel, brazo pequeño, por su forma que recuerda a dos brazos entrelazados.

Se relaciona con las festividades celtas del periodo primaveral, en abril, cuando el sol transita por Aries, el carnero, por lo que podría resultar que su forma característica se deba a una especie de homenaje o recuerdo a los cuernos del carnero de este signo zodiacal.

Existen el pretzel de galleta y los de pan blando. Este segundo tipo se puede preparar con infinidad de sabores al gusto del consumidor, como almendras o ajo.

Ingredientes

  • 3 tazas de harina
  • 1 cucharadita de sal
  • 1 cucharada de azúcar 
  • 3 cucharadas de aceite vegetal
  • 1 taza de agua 
  • 1 cucharada de polvo para hornear

Preparación

Mezcle los ingredientes secos, agregue agua y amase durante 5-7 minutos hasta que adquieran una contextura elástica. Forme una bola con la masa, envuelva en un paño limpio y deje reposar por diez minutos.

Divida la masa en 12-18 piezas iguales y forme con ellas un lazo o rollito con la forma que le quiera dar a los pretzels y colóquelos en dos bandejas de hornear previamente untadas de aceite.

Cubra los pretzels nuevamente con un paño limpio y deje reposar en un lugar fresco por 30 minutos o hasta que la mezcla haya crecido el doble.

Finalmente con la mezcla de la yema de huevo y una cucharada de agua, unte la parte superior de los pretzels para darles un toque brillante. En un horno precalentado a 425°C, coloque las bandejas muy cerca a la parte central y cocine durante 20 minutos o hasta que estén doraditos. Déjelos enfriar durante 15 minutos antes de servirlos.

 

Comments

comments