Pork Buns

Los pork buns son unos pancitos que en vez de ser horneados se cocinan al vapor, resultando en unas nubecitas blancas llenas de sabor. Se rellenan de diferentes proteínas, vegetales y salsas. Estos buns son considerados los mejores de la ciudad junto con los de Momofuku y no cabe duda de que lo sean. Están rellenos con la proteína (cochino o pollo), su salsa y un pedazo de lechuga. Así de simple. El cerdo se  deshace en la boca, la salsa es dulzona y evoluciona con cada bocado, y los pancitos… ¡Ah! Los pancitos. Esto es algo que provoca comer semanalmente.

Ingredientes:

Para el cochino:

  • 3 cucharadas de sal
  • ½ taza de azúcar
  • 4 ½ tazas de agua
  • 1 kilo de pansa de cochino cortada en cuartos
  • ½ taza de caldo

Para los buns:

  • 1 taza de agua tibia
  • ½ cucharadita de levadura
  • 3 cucharadas de azúcar
  • 2 cucharadas de leche en polvo
  • 3 ½ tazas de harina todo uso
  • 1 ½ cucharadita de polvo de hornear
  • Aceite de canola

Para servir:

  • Salsa hoisin
  • Pepino en rodajas
  • Cebollín picadito
  • Cilantro

Preparación:

  • Mezclar la sal, azúcar y 4 tazas de agua hasta que el azúcar se haya disuelto. Colocar el cochino en una bolsa plástica tipo Ziploc, sácale el aire y déjalo reposar durante 12 horas.
  • Mezclar: ¼ taza de agua tibia con la levadura y una pizca de azúcar. Dejar que se forme espuma de 5 a 10 minutos. Agregar la leche en polvo y el resto del agua tibia. En otro bowl mezclar la harina y el resto del azúcar, agregar la levadura y empieza a incorporar todo hasta formar una masa suave. Llevarla a una superficie limpia enharinada y sigue amasando. Forma una pelota y deja la masa reposar en un bowl cubierto con papel plástico durante 2 horas en algún lugar cálido.
  • Mientras tanto precalienta el horno a 150ºC.
  • Descartar el agua del cochino y colocar el cochino en un molde para hornear con la grasa hacia arriba. Agregar el caldo y la media taza de agua restante. Cubrir con papel aluminio y cocinar hasta que el cochino esté suave, de dos a os horas y media. Retirar el papel aluminio y aumenta la temperatura del horno a 250ºC. Rostizar el cochino hasta que la grasa esté dorada, durante unos 20 minutos. Retira del fuego y déjalo reposar media hora. Luego quítale el papel aluminio y déjalo enfriar completamente. Córtalo en rectángulos pequeños y déjalos reposar en su jugo.
  • Golpear la masa para que se desinfle y forma un disco sobre una superficie limpia. Espolvorea el polvo de hornear en el centro. Unir las puntas para encerrar el polvo de hornear y continuar amasando con suficiente harina para evitar que se pegue a la superficie durante cinco minutos. Vuelve a llevar la masa al bowl, cúbrela y déjala reposar media hora más.
  • Formar un cilindro de unos 40 centímetros con la masa. Cortarlo en 16 pedazos iguales, espolvorear un poco de harina y cubrirlos ligeramente. Con la ayuda de un rodillo estirar cada pedazo formando un óvalo. Pintar los bordes de la masa con aceite de canola y dóblalos por la mitad. Con la ayuda de un palito chino en la mitad, de manera que no se peguen las dos caras completamente. Repetir con el resto de la masa y deja los pancitos crecer durante 30 minutos más sobre papel encerado o aluminio.
  • Colocar una rejilla de vapor o el artefacto que tengas para cocinar al vapor sobre una olla de agua hirviendo. Cubre con papel encerado y coloca los pancitos de manera que no se toquen entre ellos y cocínalos durante 3 minutos. Retira del calor y repite con todos.
  • Para servir calienta el cochino en el horno durante 15 minutos. Pinta el interior de cada pan con salsa Hoisin y rellena con cochino, pepino, cebollín y cilantro.

Vía: www.lapunnet.com

Comments

comments