Newsletter

Síguenos

Alitas de pollo crujientes para chuparse los dedos

Antiguamente, las alitas de pollo eran un tanto pequeñas y duras, apenas dignas de consideración, salvo para su uso en sopas por su textura gelatinosa. Pero eso era en el pasado.

Hoy en día, los paquetes de alas grandes, rellenitas y carnosas son una delicia total. Son fáciles y rápidas de preparar, son económicas y hasta adictivas.

Cuando se hacen en el horno, salen crepitando, con la piel crujiente y doradita. Cocine las alas con los extremos hacia arriba en un horno muy caliente para que se caramelicen, pero tenga cuidado con no quemarse los dedos.

Cómo hacerlas

Ingredientes (4 personas)

  • 16 alas de pollo grandes, aproximadamente 1,8 kg
  • ½ cucharadita de sal
  • ½ cucharadita de pimienta negra recién molida
  • 6 cucharadas de aceite de oliva virgen extra

Preparación

  • Ponga todos los ingredientes en una bolsa de plástico grande. Infle la bolsa, luego ciérrela con un nudo y sosténgala firmemente. Agítela, sacudiendo el contenido para que las alas queden bien impregnadas del aceite y el aderezo.
  • Vuelque las alas en una fuente o bandeja y colóquelas con las putas hacia arriba. Áselas en la parte superior del horno precalentado a 220°C durante 35 o 45 minutos o hasta que estén doradas, crujientes y muy calientes.
  • Sírvalas tal cual y anime a sus invitados a comérselas con los dedos. Tenga en cuenta que si se enfrían, dejan de estar pegajosas y pierden su encanto.
  • En caso que sus alas sean pequeñas, si un kilo incluye casi 28, prepárelas del mismo modo, pero reduzca el tiempo de cocción un tercio.
  • Otra opción en su preparado, es hacerlas al vapor durante 20 o 30 minutos. Si esta es su opción, agregue 2 cucharadas de salsa de soya a la bolsa. Eso sí, le quedarán tiernas, pero no crujientes.

También le puede interesar: Errores que cometemos en la cocina… sin saberlo

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram