Newsletter

Síguenos

Ragú a la boloñesa tradicional de Filippo Trapella

Ragù alla Bolognese o salsa boloñesa, como se la conoce fuera de Italia, es una de las salsas para pasta más populares del mundo. Generalmente, la versión internacional de la boloñesa es muy diferente a la salsa tradicional que comen los nacidos y criados en Emilia-Romaña, donde suele disfrutarse los domingos y durante festivales desde hace siglos.

La salsa boloñesa se puede servir con pasta corta, pero la mejor y más tradicional forma de degustarla es con tallarines o en lasaña alla boloñesa.

Aprenda a hacer un ragú boloñés clásico con la receta familiar del italiano Filippo Trapella.

Ragú a la boloñesa

Ingredientes

  • 300 g de carne molida de res, 15% grasa
  • 150 g de carne molida de cerdo
  • 50 g de mantequilla sin sal
  • 50 g de cebolla finamente picada
  • 50 g de zanahorias finamente picadas
  • 50 g de apio España finamente picado
  • 125 ml de vino tinto
  • 30 g de pasta de tomate concentrada
  • 125 ml de leche entera
  • Sal y pimienta negra al gusto

Preparación

Coloque una cacerola grande de fondo grueso a fuego medio. Agregue la carne de cerdo molida a la olla y cocine hasta que todo el líquido de la carne se haya evaporado, luego agregue la carne molida de vaca y cocine hasta que esté dorada, revolviendo con frecuencia. Transfiera la carne a un bol y reserve.

Agregue la mantequilla a la cacerola a fuego medio. Añada la cebolla, la zanahoria y el apio y cocine hasta que las cebollas estén muy suaves y traslúcidas. Finalmente, agregue la pasta de tomate y saltee por 5 minutos más, revolviendo ocasionalmente.

Regrese la carne a la cacerola, suba el fuego y vierta el vino tinto. Cocine a fuego alto durante 2 minutos, luego cubra la sartén y baje el fuego a bajo.

Deje que el ragù alla bolognese hierva a fuego lento durante al menos 3 horas. La carne no debe estar excesivamente seca. Vierta la leche y cocine durante 40 minutos más justo antes de servir.

Esta salsa es muy sabrosa cuando se cocina, pero es aún mejor al día siguiente. Recalentar la salsa a fuego muy lento con un poco de leche y utilizarla para condimentar la pasta o simplemente sírvala con rebanadas de pan tostado.

También puede interesarte: Pasta con tomates asados, albahaca y parmesano

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram