Galletas saladas de queso y aceitunas de Arguiñano

Galletas saladas de queso y aceitunas de Karlos Arguiñano
Foto vía: Antena 3

Hacer galletas no es para nada complicado y estas que son saladas no son la excepción. Son de queso y aceitunas, una combinación realmente sabrosa. La receta que compartiremos a continuación es del chef español Karlos Arguiñano.

Estas galletas saladas son ideales para una merienda distinta y original, pero también sirven perfectamente como aperitivo, para un encuentro especial. Estamos seguros de que sorprenderá a sus invitados.

Una manera de ahorrar tiempo es preparar la masa con antelación y dejarla guardada en la nevera. Eso sí, de un día para otro. También la puede congelar y cuando desee hacer estas galletas saladas de queso y aceitunas, solo deberá sacarla, cortarlas y hornearlas. Así de simple.

Galletas saladas de queso y aceitunas

Ingredientes

  • 150 g de queso emmental rallado
  • 50 g de queso parmesano rallado
  • 200 g de harina
  • 120 g de mantequilla
  • 1 huevo
  • 50 g de aceitunas negras
  • Sal
  • Orégano
  • Hierbas aromáticas

Preparación

  • Pon la harina, una pizca de sal, el huevo, los quesos y el orégano en un bol. Pica las aceitunas negras e incorpóralas. Trocea la mantequilla y añádela. Amasa los ingredientes hasta conseguir una masa homogénea.
  • Corta la masa en 2 trozos, redondéalos y después forma 2 cilindros. Envuelve cada cilindro con film de cocina y déjalos reposar en el frigorífico hasta que endurezcan (mínimo 1 hora).
  • Saca los cilindros del frigorífico, retírales el film y córtalos en rodajas de 0,5-1 centímetro. Extiéndelas sobre una bandeja de horno cubierta con papel de horno.
  • Hornéalas (horno precalentado) a 200-210º durante 15-20 minutos. Retíralas del horno y deja que se enfríen. Sirve y adorna los cuencos con hierbas aromáticas frescas.

Recomendación

A la hora de colocar las galletas saladas sobre la bandeja no es necesario dejar mucho espacio entre ellas porque al no llevar levadura apenas se hincharán.

También le puede interesar: La truffade, un plato rural de Auvernia