Queso feta, dos recetas que lo enaltecen

Feta

El feta es un queso de textura inconsistente. No se madura sino que se conserva en un líquido obtenido a partir de una mezcla de suero y salmuera.

Esta variedad típica de Grecia se elabora con leche de cabra o de oveja y constituye un ingrediente básico de la ensalada griega tradicional. Además se utiliza para pasteles, tortas y rellenos de verduras.

Este queso blanco y sin corteza, tiene un sabor un poco intenso y con un retrogusto picante, el cual se deshace en la boca. Es rico en proteínas, y desde 2005, ha sido un producto de designación de origen protegido en la Unión Europea.

Crema de feta para untar

Ingredientes

  • 175 g de feta desmenuzado
  • 100 g de ricotta
  • 3 cucharadas de aceite de oliva
  • 15 g de menta fresca picada
  • Pan de barra para servir

Preparación

  • Mezcle el feta, el ricotta y el aceite de oliva en un cuenco y tritúrelo todo con un tenedor hasta que quede bien mezclado. La crema obtenida debería contener aún pequeños grumos de queso.
  • Añada la menta y un poco de pimienta negra machacada al gusto. Refrigere la crema en un recipiente hermético hasta un máximo de 5 días. Tueste el pan de barra y sírvalo para untarlo a la crema.
  • Si así lo prefiere, puede cubrir la crema de queso con rodajas de tomate o pimentón asado. 

Marinado

Ingredientes (6-8 personas)

  • 350 g de feta
  • 1 cucharada de orégano seco
  • 1 cucharadita de semillas de cilantro
  • 125 g de tomates secados al sol en aceite
  • 2 ajíes rojos pequeños frescos
  • 3 o 4 ramitas de romero fresco
  • 1 cucharada de pimienta negra machacada
  • Aceite de oliva

Preparación

  • Seque el queso feta con papel de cocina y córtelo en dados de 2 cm. Páselo a un cuenco y espolvoréelo con el orégano, el cilantro y la pimienta negra.
  • Deje escurrir los tomates sobre un recipiente para retener el aceite. Coloque el feta, los ajíes, el romero y los tomates en un frasco de cuello ancho esterilizado de 750 ml de capacidad. Cúbralo todo con el aceite reservado de los tomates (debería tener unas 3 cucharadas) y una capa final de aceite de oliva. Cierre el frasco y refrigérelo durante 1 semana antes de consumir el queso. Sírvalo a temperatura ambiente.

Consejo

Para esterilizar el frasco, enjuáguelo con agua hirviendo y déjelo secar por completo en un horno al mínimo. El aceite embotellado se solidificará en parte al refrigerarlo, pero recuperará su estado líquido al dejarlo a temperatura ambiente.

Con antelación, el feta marinado se conserva en la nevera de 1 a 2 meses. Utilice el aceite para aderezar ensaladas y pastas.

También le puede interesar: Para los franceses sus quesos son un verdadero orgullo