Newsletter

Síguenos

Crujiente de parmesano, sencillo y decorativo

Buscar maneras de hacer los platos más atractivos visualmente es una tarea constante. Para pastas y preparaciones similares, el crujiente de parmesano puede ser una opción apropiada, amén de fungir asimismo de pasapalo.

Aunque parezca un asunto de chefs, realmente es sencillo de preparar. No se necesita mayor insumo que el queso y una sartén antiadherente.

Además de aportar el clásico sabor del queso de forma crocante, la receta es perfecta para darle un toque especial y más fino a cualquier emplatado, ya que se puede moldear de diversas formas.

Un toque elegante a tus platos

Crujiente de parmesano
Es fácil y rápido de hacer / Foto vía: ElPucheroAlaLumbreWordpress.com

Para elaborarlo hay que rallar bien el parmesano. Los conocedores afirman que si es recién rallado, será más gustoso.

Luego, se pone a calentar la sartén a fuego medio-bajo. En caso de no poseer una sartén antiadherente, se puede colocar una hoja de papel sulfurizado, para evitar que se pegue y pueda trabajarse bien.

Es importante resaltar que no se debe añadir ningún producto graso como aceite o mantequilla. El queso posee sus propias grasas que liberará a medida que se cocina.

Se añade el parmesano a la sartén, haciendo una capa fina y homogénea. A medida que pasen los minutos, el queso comenzará a deshidratarse y a tomar color. Mientras más tiempo pase al fuego, más crocante quedará, por lo que depende del criterio del cocinero el resultado final.

Al retirar el queso, es el momento adecuado para darle la forma deseada. Una idea es usar el fondo de un recipiente para moldearlo como una cesta. También se puede usar algún objeto cilíndrico o un corta galletas circular para hacer discos con mucho cuidado. Incluso, se puede dejar como una figura indefinida, pues igual será un buen elemento decorativo.

También le puede interesar: Cómo hacer huevos a la parrilla por Justin Chapple

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram