Almendras al pimentón, un aperitivo diferente

Almendras al pimentón
Foto vía: lesreceptesdelmique

Las almendras, entre otras cosas, se han convertido per se en un aperitivo o golosina. Este fruto seco con alto valor nutritivo se puede preparar de múltiples formas. Una de ellas son las almendras al pimentón, que le van muy bien para acompañar mientras se toma un jerez, vino o hasta una cerveza. Esta opción es muy común y popular en la selección de tapas de los bares españoles.

A veces las almendras simplemente se hierven o no se les da un toque especial. Pero también se pueden freír en aceite y espolvorear luego con sal marina o con una capa de sal fina.

Esta versión es sumamente sencilla y se les añade el sabor picante del pimentón. Las almendras deberán conservarse en un recipiente herméticamente cerrado durante tres días como mínimo.

Lo recomendable es comprar las almendras crudas y blanquearlas cuando las necesite porque, tan pronto como se ha eliminado la fina piel marrón, comienzan a secarse. Las puede colocar crudas en un bol refractario. Vierta el agua hirviendo y déjelas reposar durante un minuto. Escúrralas bien y presiónelas ligeramente para secarlas y quitarles la piel.

Cómo hacer almendras al pimentón

Almendras al pimentón

Ingredientes (4-6 personas)

  • 500 g de almendras blanqueadas
  • 1 ½ cucharadas de sal marina gruesa
  • ½ cucharada de pimentón rojo ahumado dulce o picante. Según sea su gusto
  • Aceite de oliva, preferiblemente virgen extra

Preparación

  • Ponga la sal y el pimentón en un mortero, y maje la mezcla hasta obtener un polvo fino. Si lo desea, puede utilizar una batidora eléctrica.
  • Coloque las almendras en una bandeja con papel vegetal y tuéstelas en el horno precalentado a 200°C durante 8-10 minutos, dándoles la vuelta de vez en cuando, hasta que estén doradas. No deje de vigilarlas, porque se queman con mucha rapidez. Póngalas inmediatamente después en un bol refractario.
  • Rocíe las almendras con 1 cucharada de aceite y remuévalas para que queden todas ligeramente cubiertas. Espolvoréelas luego con la mezcla de sal y pimentón y vuelva a removerlas. Póngalas en un recipiente pequeño y sírvalas a temperatura ambiente.

También le puede interesar: Bruschettas, un entrante suculento, variado y sencillo