Riccardo Camanini, una estrella italiana emergente
Foto vía: Reppublica.it

Italia es uno de los mejores destinos gastronómicos por excelencia, contando con múltiples intérpretes de sus sabores propios. Uno de estos es el chef Riccardo Camanini, quien a orillas del lago Garda, en su restaurante Lido 84, se ha erigido como uno de los profesionales de los fogones itálicos que más llama la atención.

Pasión repentina

Lido 84, el restaurante a seguir según The 50 Best
El italiano descubrió su amor por la cocina a los 19 años  / Foto vía: GreatItalianChefs.Com

Oriundo de la localidad de Bérgamo, en la región de Lombardía, al norte del país europeo, Camanini no siempre se mostró interesado por las artes culinarias. Nacido en 1973, disfrutaba con placer la cocina de su madre, pero ha comentado que comer era solo parte de su día a día, prefiriendo otras actividades como el fútbol, deporte dominante en su país.

Sin embargo, las cosas cambiaron con el pasar de los años. A los 14, ya había conseguido un puesto como ayudante en un restaurante local, algo que hacía solo para obtener algún dinero extra, pero que marcó el camino que tomaría más adelante. Desde entonces, aprovechaba sus momentos libres para laborar en diferentes locales, con lo que poco a poco fue adquiriendo conocimientos.

Finalmente, un ilustre maestro de la cocina itálica le demostró las potencialidades de la cocina como profesión. A los 19 años, consiguió un puesto en el establecimiento del chef Gualtiero Marchesi, el primer italiano con tres estrellas Michelin. Trabajar de su mano le llevó a comprender que la gastronomía era más que una forma de ganar dinero, pues podía servir para expresarse. “Me permitió vivir la experiencia de una nueva manera de ‘hacer cocina’. Una cocina que se transforma en arte, un arte que reinterpreta el tiempo y el espacio”, ha confesado Riccardo.

Desde ese momento, comprendió que la ruta que deseaba tomar estaba llena de calor, insumos y utensilios, por lo que emprendió un viaje de aprendizaje.

Aprendiendo de los que saben

Lido 84, el restaurante a seguir según The 50 Best
Su proyecto gastronómico lo dirige en compañía de su hermano, Giancarlo / Foto vía: RistoranteLido84.com

“Mi experiencia comenzó tras el encuentro con grandes expertos que pudieron dirigir el camino de mi vida”, ha dicho el italiano. Una vez que culminó su pasó por el local de Marchesi, viajó por diferentes países de Europa para codearse con figuras ilustres de los fogones.

Su primera parada de renombre estuvo en el Reino Unido, donde se adentró en la cocina de Le Manoir aux Quat’Saisons, hogar del francés Raymond Blanc. “Quería entender la cocina clásica francesa”, explica Camanini sobre sus motivaciones de aquellos años. Según refiere, de Blanc adquirió muchas cualidades, principalmente la forma en que dirige su local, similar a la del galo. “Me inspiré mucho en Raymond”, recuerda.

Luego, dio el salto a París, capital de Francia, donde coincidió, en el restaurante La Grande Cascade, con el cocinero Jean Louis Nomicos, quien era uno de los allegados más cercanos de Alain Passard y que fungió también como mentor del italiano.

Así, por cinco años, Riccardo Camanini se paseó por diversos rumbos en los que conoció figuras que le transmitieron sus saberes, los que hoy aplica. Cuando consideró que estaba listo, regresó a su tierra natal.

Lido 84, la materialización de un sueño

Frantzén, en la cima europea de OAD
Riccardo Camanini logró que el lugar consiguiera una estrella Michelin en apenas seis meses / Foto vía: RistoranteLido84.com

De vuelta a casa, asumió la dirección del restaurante Villa Fiordaliso, en la población norteña de Gardone Riviera. Por mucho tiempo se mantuvo como el jefe de la cocina, aprovechando sus vacaciones para seguir viajando y aprendiendo en otras latitudes.

Pero los veranos pasaban y el chef tenía una deuda consigo mismo: tener su propio establecimiento. En varias oportunidades, comenta que junto a su hermano Giancarlo, fanático de su cocina, bromeaban sobre que algún día tendrían un local juntos, algo que terminó ocurriendo.

Lido 84, el restaurante a seguir según The 50 Best
Lido 84 posee el puesto 10 entre los mejores restaurantes europeos según OAD / Foto vía: TheWorld50Best.com

A orillas del lago Garda, un antiguo recinto se puso a la venta a mediados de 2014. Los hermanos Camanini no desaprovecharon la ocasión, comprándolo y remodelándolo para abrir su templo de buenos sabores: Lido 84.

Aquí, según ha contado, su estilo combina un “refinamiento exquisito y una pasión por la hospitalidad”. Todas sus preparaciones buscan evocar sabores tradicionales, vividos por Riccardo en su juventud. “En cada plato, la técnica obedece a un enfoque poético extremadamente fuerte. Así, el respeto por el producto siempre se combina con los impulsos de la imaginación, como en una sinfonía”, dice el chef.

La excelencia del lugar, que ofrece unas maravillosas vistas al enorme cuerpo de agua, le llevó a conseguir su primera y única estrella Michelin en apenas seis meses. Además, posee el puesto 10 en el Top 100+ European Restaurants de 2019, elaborado por la plataforma de recomendaciones Opinionated About Dining (OAD), y también logró ganar el galardón One To Watch 2019, entregado por The World’s 50 Best Restaurants, al local de mayor proyección en el futuro.

El estilo de Riccardo Camanini

Lido 84, el restaurante a seguir según The 50 Best
Su pasta rigatoni con queso y pimienta, preparada en una vejiga de cerdo, es su plato estelar / Foto vía: GreatItalianChefs.Com

En su restaurante, ofrece dos menús distintos, el Clásico, con preparaciones que se mantienen todo el año, y el llamado Oscilaciones, con propuestas que varían según los insumos de la temporada. El chef explica, sobre este último, que la ubicación geográfica del recinto le permite servirse de una variedad extensa y exquisita de insumos propios del norte de Italia, los cuales transforma en deliciosos platos.

Su carta busca exaltar lo mejor del recetario italiano desde una perspectiva innovadora y muy personal. Entre todos sus platos, la opción más popular es la pasta rigatoni a la cacio e pepe (queso y pimienta) que se cocina dentro de una vejiga de cerdo. Según los críticos de The World’s 50 Best Restaurants, representa una “oda a la artesanía gastronómica”.

Sin duda, Riccardo Camanini es una de las figuras emergentes más representativas de la distinguida gastronomía italiana.

También le puede interesar: Massimiliano Alajmo, la cocina a nivel de arte en Padua

Comments

comments