Rasmus Kofoed, un cocinero persistente
Foto vía: FineDiningLovers.com

Muchos son quienes toman una derrota como un impulso a ir por más y más. Tal es el caso del chef danés Rasmus Kofoed, quien se ha esforzado por años hasta estar entre los más ilustres de la industria gastronómica mundial.

Es conocido por ser ganador del concurso gastronómico Bocuse d’Or, además de poseer tres estrellas Michelin y alcanzar el quinto lugar en la lista The World’s 50 Best Restaurants de 2019. Con apenas 44 años, su nombre se erige como uno de los grandes del sector.

Espíritu culinario

Rasmus Kofoed, un cocinero persistente
Próximo a cumplir 45 años, el danés es uno de los referentes de la alta gastronomía en la actualidad / Foto vía ekstrabladet.dk

Nacido en la localidad danesa de Birkerød, Kofoed siempre se vio interesado por el quehacer de los fogones. Con 23 años ya había egresado de la escuela de cocina del Hotel D’Angleterre en Copenhague, capital de su país. Luego de eso, emprendió una aventura en búsqueda de nuevas experiencias para continuar con su formación.

Este viaje lo llevó a Bélgica donde alcanzó dos estrellas Michelin, en el restaurante Scholteshof, donde rememora que aprendió muchas de las cosas que aplica en la actualidad.

Al tiempo, decidió regresar a Dinamarca para pasearse por varias de las mesas más importantes, bajo el rol de jefe de cocina. Durante aquella época, gracias a su desempeño, fue nombrado Chef del Año de su país, en 2003, con lo que inició una serie de reconocimientos a su labor. En 2004, se coronó como el mejor del Campeonato Nórdico en Estocolmo, concurso gastronómico entre naciones de Europa del norte. Por otro lado, fue reconocido por la asociación de cocineros Eurotoques en 2005 y 2006, entre otras distinciones que avalan su currículo.

Superación constante

Rasmus Kofoed, un cocinero persistente
Kofoed es el único chef que ostenta medallas en las tres categorías del concurso Bocuse d’Or: Bronce (2005), Plata (2007) y Oro (2011) / Foto vía excelenciasGourmet.com / troelsowordpress.com

Su carrera estaba en constante ascenso, por lo que asumir nuevos retos era algo frecuente en su vida. En primera instancia, aceptó ser parte del equipo danés para participar en el Bocuse d’Or, cita mundial conocida como “Las Olimpiadas de la Gastronomía”. Corría el año 2005 y Rasmus Kofoed era el líder del grupo, afrontando la competición con el mayor optimismo. Sin embargo, no le fue posible hacerse con el título, conformándose con el tercer lugar y una medalla de bronce.

Pero esto no le impidió presentarse en la siguiente edición, en 2007, donde tuvo que resignarse con el segundo puesto en el podio. Los años pasaron y el danés siguió concursando, hasta que finalmente logró su cometido. En la realización correspondiente a 2011, Kofoed y su equipo se hicieron con la ansiada medalla de oro, regalando el triunfo a su país y pasando a ser el único cocinero en ostentar los tres lugares del Bocuse d’Or.

De un revés, al éxito

Simultáneamente, el chef abrió, junto a algunos inversores, su primer restaurante Geranium, en 2007. El establecimiento fue un éxito rotundo, ganándose el aprecio de los críticos y llegando a recibir en ese entonces una estrella Michelin. Todo parecía ir de maravilla, pero por una crisis económica y la caída en bancarrota de uno de sus socios, lo tuvo que cerrar en 2009.

Al año siguiente, siempre fiel a su perfil persistente y luchador, Rasmus Kofoed le dio una vida más al local. Inauguró una nueva sede, ubicada esta vez en el octavo piso del Parken Stadium de la capital, hogar del FC Copenhagen y la selección danesa de fútbol. Allí, rodeado de lujo y con vistas espectaculares al parque Fælledparken, el cocinero reinició su camino.

Geranium, el hogar de Rasmus Kofoed

Rasmus Kofoed, un cocinero persistente
El restaurante del danés ostenta tres estrellas Michelin y el quinto lugar en The World’s 50 Best Restaurants 2019 / Foto vía geranium.dk

El chef define su cocina como “lúcida, ligera y dinámica”. Este último aspecto, explica, trata de cómo la comida se combina con la naturaleza a través de fuerzas que “no son visibles”.

Su apuesta exalta la gastronomía nórdica y escandinava desde una filosofía modernista. Tal ha sido el éxito, que en 2016 le fue adjudicada su tercera estrella Michelin y ha conseguido estar entre los cinco mejores en The 50 Best.

Rasmus Kofoed, un cocinero persistente
Su estilo se centra en la gastronomía típica de los países nórdicos de Europa / Foto vía finedininglovers.com / excelenciasgourmet.com

“Tengo la libertad de hacer lo que quiero y expresar lo que siento. Debo sentirme bien con un plato, de lo contrario no lo pondré en el menú”, destaca el cocinero danés.

También le puede interesar: Hélène Darroze, inspiración de la cocina francesa

Comments

comments