Hélène Darroze, inspiración de la cocina francesa
Foto vía: JmBielsa.com

Francia es considerada por muchos como la cuna de la más fina y alta gastronomía, con una cantidad casi infinita de chefs ilustres que interpretan sus sabores. Entre todos estos, liderados por hombres, algunas féminas aparecen para tomar el protagonismo a través de la buena cocina, una de ellas es, sin dudas, Hélène Darroze.

El toque familiar

Hélène Darroze, inspiración de la cocina francesa
La mayoría de los familiares de la francesa se han dedicado a la gastronomía / Foto vía masaryk.tv

Darroze nació en 1967 en la localidad de Villeneuve-de-Marsan, al suroeste de Francia. Allí creció entre fogones, pues la mayoría de su seno familiar se dedicaba a ello. Sus padres dirigían un pequeño establecimiento: el Chez Darroze, el cual ostentaba una estrella Michelin.

“Cuando era niña, pasaba mucho tiempo en la cocina de mi abuelo. Todos los días veía a pescadores y productores. Siempre iba a la granja donde él criaba aves y cultivaba verduras”, rememora la gala. Indica que aquellas vivencias de su infancia le ayudaron a desarrollar el respeto y la humildad por la cocina de calidad.

A pesar de siempre ayudar y colaborar en algunas cuestiones del negocio, Hélène no tomó en primera instancia las artes culinarias como opción de formación. Se inscribió en la Escuela de Negocios del L’Ecole Superieure de Commerce de Bordeaux, con el deseo de trabajar en el sector gastronómico, pero desde un perfil administrativo. Buscó entonces empleo en esa área, en el restaurante Louis XV del ilustre Alain Ducasse.

Impulsada por un grande

Hélène Darroze, inspiración de la cocina francesa
La cocina de Darroze se inspira en su pueblo natal, al suroeste de Francia / Foto vía cnn.com

Corría el año 1990 y Darroze consiguió el puesto que tanto anhelaba, poniendo en práctica sus estudios. Pero, por alguna u otra razón, Ducasse la incitó a probarse detrás de los fogones, algo que cambiaría el rumbo de su vida. Poco a poco, comenzó a hacer uso de lo aprendido con sus familiares, además de probar otras técnicas y recetas.

Por cinco años se mantuvo desempeñándose y perfeccionándose en gastronomía gala junto a Ducasse. Durante esa época, alternaba sus labores en el Louis XV con algunas pasantías breves para apoyar a sus progenitores en el local de su pueblo natal. Finalmente, en 1995, su padre, Francis, le pidió que se encargara totalmente del Chez Darroze e inmediatamente atendió a ese llamado.

Del fondo a la cima

Hélène Darroze, inspiración de la cocina francesa
Marsan, en París, es el restaurante principal de los que dirige / Foto vía admagazine.fr

De regreso al sitio donde adquirió sus conceptos de gastronomía, Hélène Darroze demostró sus habilidades. En su primer año como chef logró mantener el prestigio de la luminaria otorgada por Michelin. Asimismo, fue nombrada cocinera joven del año por la guía gastronómica francesa Champérard y la más destacada para la región suroeste al año siguiente.

Su ascenso parecía ser meteórico y su estilo cada vez ganaba más adeptos y reputación. No obstante, las cosas cambiaron de manera abrupta en su vida. En 1999, debido a problemas económicos, se vio obligada a cerrar el local.

No se amilanó y decidió dar un paso adelante para superar la situación. Trasladó sus sabores a la capital, París, donde tendría nuevas oportunidades para poner de manifiesto su valía.

A finales del último año del siglo XX, inauguró su nuevo templo culinario, Marsan, que no tardaría en ganarse el reconocimiento de los comensales. Incluso, pudo obtener dos estrellas en 2003, aunque perdería una en 2010. Hoy en día, no solo es propietaria de este establecimiento, sino que posee dos más, uno también ubicado en París y el otro en Rusia.

Hélène Darroze, figura ilustre de su gastronomía

Hélène Darroze, inspiración de la cocina francesa
Alain Ducasse fue su principal mentor en las artes culinarias / Foto vía: elpaís.com

Su excelencia le ha valido múltiples distinciones a lo largo de su carrera. Entre estas, resalta el hecho de ser admitida en la Legión de Honor de Francia por el expresidente Nicolas Sarkozy, en 2012. Además, fue nombrada como mejor chef femenina del mundo en 2015 por The World´s 50 Best Restaurants.

“Ser votada como la mejor chef femenina del mundo en 2015 me empujó mucho. El premio me dio una nueva motivación, porque me hizo darme cuenta de muchas cosas y, especialmente, del hecho de que tenía que volver a cuestionarme”, ha comentado Darroze, quien desde hace unos años ha cambiado su estilo.

La francesa también sirvió de inspiración para el personaje de Collete en la película animada de Disney de 2007, Ratatouille, y cuenta con una de las famosas muñecas Barbie alusiva a su trayectoria.

Un estilo particular

Hélène Darroze, inspiración de la cocina francesa
Su estilo le valió ser la mejor chef femenina en 2015 por The World´s 50 Best Restaurants / Foto vía visiongourmandes.com

Desde siempre, su cocina se ha visto influenciada por la región donde nació: Les Andes, la cual está muy próxima al territorio vasco español. Por ende, sus platos se inspiran en productos y preparaciones de ambos lugares. Siempre los ha reinterpretado desde una óptica vanguardista e innovadora. Una de sus recetas más famosa es la koskera, tradicional entre los vascos. “Es un plato de espárragos blancos, guisantes, almejas y huevos”, explica.

Otra de sus premisas es la frescura, respetando las temporadas para trabajar con los insumos más recientes que den mejores resultados.

También le puede interesar: Macarena de Castro, buen sabor mallorquín

Comments

comments