Newsletter

Síguenos

La “vera” pizza italiana es patrimonio de la humanidad

Si existe un alimento que representa el amor colectivo del hombre por la comida es, sin dudas, la pizza. Sin embargo, a pesar de haber conquistado el mundo entero, nada podrá igualar la preparación original. Esta nació en Nápoles y para reconocerla, fue exaltada como Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

Felicidad para la nonna

Pizza patrimonio de la humanidad

El pasado 7 de diciembre, la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) hizo el anuncio. La decisión fue tomada por el Comité Intergubernamental para la Salvaguardia del Patrimonio. Ahora, el arte de los “pizzaioli” (pizzeros de la ciudad italiana del sur) goza de esa categorización con la cual se busca proteger actividades y prácticas de una cultura.

La consecución del logro para los pizzeros se dio tras una extensa recolección de firmas, en las semanas previas a la reunión realizada en Jeju, Corea del Sur. Más de dos millones de rúbricas sirvieron de apoyo para la petición.

La algarabía no se hizo esperar entre los involucrados. Pecoraro Scano, exministro de Agricultura quien encabezó la comisión en Jeju, manifestó su emoción en su cuenta de la red social Twitter: “¡Larga vida al arte del pizzaioli napolitano!, símbolo del producto más vendido y consumido en el planeta, la pizza”.

Por otro lado, Gennaro Gattimolo, un pizzaiolo de 57 años de edad, declaró: “Para nosotros, es como ganar el mundial”.

Asimismo, un habitante napolitano comentó sobre el impacto que esto puede tener sobre la cultura del globo: “Creo, y espero, que esta sea la oportunidad para que los extranjeros entiendan cómo se hace la pizza, sin Nutella o piña”.

Al llegar la noticia al sur del país en forma de bota, la celebración tomó sus calles. Enormes cantidades fueron repartidas de manera gratuita a los transeúntes para festejar la especial ocasión.

Pizza como sinónimo de historia

Pizza

Para nadie es un secreto la importancia de la elaboración. A pesar de su extensa globalización y distintos procedimientos, todo se originó en esta región. Una tradición que data del siglo XVI y que abarca mucho más que elementos gastronómicos. Implica también “habilidad, canciones, sonrisas, técnica y espectáculo”.

El arte de los pizaioli se sustenta en técnicas que involucran la identidad de un pueblo y su comida. El comunicado de la delegación alega que se “basa en la experiencia, gestos y conocimiento tradicional transmitido por generaciones”.

Actualmente, solo existen tres mil pizzaioli, personas que conocen y manejan estos métodos históricos. Por lo que se plantea, hay un motivo para impulsar la enseñanza de los jóvenes interesados en esta área.

Para ser un verdadero artífice de la pizza originaria hay que seguir una serie de pasos. La masa debe hacerse con harina, agua, levadura y sal. Necesita 24 horas de reposo para que alcance su punto óptimo. Luego se estira y se le añade salsa de tomate, mozzarella de búfala y hojas de albahaca. El importante momento del horneado es preferible llevarlo a cabo con leña. Son necesarios 485 grados por un tiempo de aproximadamente minuto y medio, para una cocción perfecta.

Un alimento que surgió como la alternativa económica para alimentar a las comunidades más pobres y que con el transcurrir de los años fue abriéndose paso a través de distintas fronteras. Actualmente, un imperio del tamaño del planeta tierra es su hogar. Muestra de esto es que se considere un reflejo de la humanidad.

También le puede interesar:   El top ten de las mejores pizzerías italianas

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram