¿Cuál es la diferencia entre los panes integrales?

Un alimento que forma parte innegable de la dieta humana desde tiempos inmemoriales, el pan es una receta primordial en las mesas de todo el mundo. Su versatilidad lo vuelve un insumo de gran importancia en la cocina. En toda esta variedad, existe una rama que genera muchas preguntas: los integrales.

Por razones diversas algunas personas consumen con mayor frecuencia estas preparaciones, que aportan grandes beneficios a la salud. Son excelentes fuentes de fibra, proteínas, vitaminas y minerales, además de grasas saludables. Por otro lado, son muy buenos para combatir el estreñimiento, saciar el hambre, combatir la obesidad y enfermedades cardíacas o diabetes.

Una de sus principales características es su bajo índice glucémico (IG). Esto refiere a que la liberación de la glucosa sucede con mayor lentitud, manteniendo la saciedad por más tiempo, lo que ayuda a consumir menos calorías .

Sin embargo, muchos los adquieren sin evaluar realmente lo que compran, pues existen distintos tipos de estos panes, que se diferencian por su composición. Aunque todos son saludables, algunos pueden adaptarse mejor a dietas específicas.

Desde wholemeal, pasando por el multigrain hasta los gluten-free, una extensa gama de estos productos aparece frente a los compradores que quizás desconozcan cuál les conviene más.

Integrales, ¿en qué se diferencian?

Wholemeal

El integral tradicional. Hecho de cereales que han sido molidos hasta obtener una textura muy fina de un color marrón claro. Este tipo de harina contiene más fibra que la blanca. Es rico en minerales y vitaminas y posee un bajo índice glucémico.

Multigrain

El popular multigrano. Las harinas con que se elabora pueden obtenerse de diversos orígenes, como avena, centeno, quinoa, entre otros. Estas se combinan con harina blanca para obtener el producto final. Alto contenido de fibra y un IG disminuido, lo que se traduce en un aporte de energía importante para el cuerpo.

Wholegrain

Se caracteriza por la utilización del grano entero. Salvado o capa exterior, el endospermo, capa media y almidonada, y el germen, parte interna muy rica en nutrientes. Contiene carbohidratos, proteínas, grasas insaturadas, vitaminas y minerales, además de tres tipos diferentes de fibras relacionadas al alimón.

Centeno

De una textura más pesada debido a un bajo contenido de gluten. El centeno integral combinado con granos añadidos es rico en fibra y vitaminas en comparación con el centeno liviano. Es una buena opción para incluir en la dieta.

De masa fermentada

La acidez es su carta de presentación, lo que hace que sea de un IG bajo. El origen de la masa variará los niveles de fibra, vitaminas y minerales. Para un pan más delicioso, se recomienda sea de trigo o centeno.

Gluten–free

Los panes integrales libres de gluten se preparan con un grano alternativo al trigo para evitar la presencia del mismo. Estos no contienen tanta fibra y su IG es muy alto en comparación al resto.

Es perfecto para personas celíacas, aunque no aporta beneficios para la salud adicionales para quienes no padezcan este trastorno.

Conocer lo que se consume puede ayudar a encontrar el producto ideal. El universo del pan es muy extenso, y en cuanto los integrales las cosas no son diferentes. Escoger el ideal puede ser una muy buena idea.

También le puede interesar:   ¿Qué diferencias hay entre la mantequilla y la margarina?