Newsletter

Síguenos

Cocina japonesa, ¿no engorda? ¡Lo desvelamos!

A simple vista, es fácil deducir que la cocina japonesa no engorda. El índice de obesidad en la población adulta del país nipón es de tan solo un 3,5% de la población. En España, cuna de la dieta mediterránea, el índice de obesidad en adultos es del 14,5%. ¿A qué es debida esta diferencia?

Nutricionalmente hablando, la cocina japonesa y la dieta mediterránea son ambas dietas saludables, pero la manera de comer de los japoneses es algo distinta.

Comparten con la dieta mediterránea la apuesta por los productos frescos, preferentemente de producción local. También la cocina tradicional tiene un papel estelar en la alimentación de los japoneses.

¿Qué elementos singulares tienen la cocina de Japón y la dieta de los japoneses?

Como en todas las cocinas del mundo, hay platos más ligeros que otros. Platos más grasos y menos grasos, y bocados con menor o mayor número de calorías. Pero hay una cuestión fundamental que contribuye, sin duda, al mantenimiento del peso saludable de los japoneses: su tradicional inclinación por las porciones pequeñas.

No es raro ver cómo en los eventos familiares, de amigos o empresariales, se sirven los platos en porciones pequeñas, con muchos vegetales y gran profusión de productos frescos. Digamos que el control de las porciones, ¡funciona!

Sopa de miso, fundamental en la cocina japonesa
Sopa de miso

Pero hay más… La comida japonesa aboga por un uso moderado de carnes, prefiriendo en la mayoría de los platos hortalizas, cereales como el arroz, y pescados. Además, apenas hay lácteos en la cocina tradicional. Los lácteos están muy presentes en la gastronomía, y si se toman en exceso, son una buena fuente de grasas.

Además, los ácidos están muy presentes en la comida japonesa y, según parece, no solo ayudan a quemar grasas. También ingeridos después de tomar un alimento con un índice glucémico alto, reduce los picos de glucosa en sangre y aumenta la sensación de saciedad.

No solo ingredientes…

Al margen de los ingredientes, fijémonos en sus cubiertos. Al contrario que los occidentales, con su cuchillo y tenedor, los japoneses utilizan palillos. Este útil provoca que se coma de forma más pausada, y la disminución del ritmo permite al cerebro darse cuenta de cuando uno está lleno. Dedicar tiempo a la comida, saboreando y masticando bien cada bocado, da una información fidedigna al comensal sobre cuándo su estómago no necesita comer más.

Es posible también que la distribución de la comida a lo largo del día contribuya a mantener un peso saludable. En Japón, los desayunos son la comida más abundante del día. Las cenas, que se toman a una hora temprana, suelen ser frugales.

En conclusión, además de su composición, y su estilo de comer, las técnicas de cocción ligeras que utiliza y su predilección por productos crudos, hacen de la cocina japonesa una cocina saludable.

¿Qué hay para beber en una mesa japonesa?

El té verde forma parte de la cocina japonesa
Te verde al estilo japonés

Una de las bebidas más consumidas por los japoneses es el té verde. Lo toman durante todo el día, incluso para acompañar las comidas. En Japón hay máquinas de vending en cualquier rincón que, en lugar de refrescos, dispensan té verde. Al parecer, el té verde es antioxidante, un potente quemagrasas, previene las enfermedades cardiovasculares, mejora el rendimiento físico y mental y reduce el riesgo de sufrir algunos tipos de cáncer.

¿Debemos pues basar nuestra dieta en la cocina japonesa?

La cocina japonesa no es solo sushi. Es más, el sushi es, quizás, uno de los platos más calóricos de esta saludable cocina. Sobre todo el sushi, digamos, clásico. Esto es, los rollitos de arroz con alga y una porción de pescado contienen azúcar, además de elaborarse con arroz refinado, el más calórico. Si agradan este tipo de platos de la cocina nipona, mejor decantarse por el sashimi, pescado crudo que se puede acompañar por una ensalada de algas o una ración de edamame (habas de soja al vapor). Si sus preferencias se decantan por pescado o mariscos cocinados una buena opción son los tatakis.

Ensalada de alga wakame
Ensalada de alga wakame

Y las sopas de miso siempre han de estar presentes: son nutritivas y bajas en calorías. El ramen, que quizás es uno de los platos más contundentes de la cocina japonesa, también es un plato interesante en una dieta basada en la cocina nipona siempre y cuando se tome a mediodía.

Otros platos a evitar son los fritos (sí, la tempura es un frito). Prescindamos, además, de los dulces japoneses que, aunque muy finos y delicados, incluyen los ingredientes clásicos de la repostería como harinas refinadas, grasas y azúcar.

El seguimiento de la cocina japonesa tradicional en Japón

La mayoría de los japoneses son firmes seguidores de su gastronomía, sobre todo la tradicional. Esta se basa en gran abundancia de productos frescos, cereales, pescados, y en menor medida, algo de carne. El gobierno japonés está firmemente comprometido en controlar los niveles de obesidad de la población. Para ello, tiene dos leyes fundamentales.

Por un lado está la ley Shuku Iku, una ley que promueve el aprendizaje nutricional en niños desde temprana edad. La ley Metabo, por otro lado, controla el peso en la población adulta.

También le puede interesar: 5 ingredientes básicos de la cocina japonesa

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram