Newsletter

Síguenos

Instant Pot y Crock Pot, ¿en qué se diferencian?

Las máquinas de cocción cada vez son más populares. Cientos de consumidores en el mundo tienen aunque sea uno de estos aparatos en sus cocinas, que pueden utilizar a menudo o de forma esporádica. Lo cierto es que para muchas personas son sumamente útiles y no paran de ser noticia. A diario surgen nuevas recetas e innovaciones con respecto a sus funciones.

Dos de las principales y de las cuales siempre se habla son Instant Pot y Crock Pot. Estos, en realidad, son los nombres comerciales por los cuales se les conoce. Se trata de aparatos electrónicos de cocción a presión y de cocción lenta, respectivamente.

pot
Instant Pot – Vía instantpot.com

Si bien ambas sirven para elaborar alimentos y funcionan mediante corriente eléctrica con formas y diseños similares, cada una tiene sus particularidades y funcionalidades. Son estupendas para facilitar las tareas dentro de la cocina y son menos riesgosas que los fogones.

Instant Pot, Crock Pot y sus diferencias

Vapor y presión

Lo primero que se debe saber sobre la Instant Pot es que se trata de una especie de olla a presión, pero totalmente eléctrica. Precisamente, apareció en el mercado para sustituir a este clásico utensilio que a veces suele ser peligroso y poco apreciado por algunos cocineros. Lo que caracteriza a este producto es que cierra por completo el escape de vapor, concentra todo dentro y comienza a generar presión. Así, la temperatura aumenta y el alimento se cuece mucho más rápido que de la forma convencional.

Crock Pot – Vía crockpot.com

Por el contrario, la Crock Pot, cuya principal cualidad es la de cocinar a bajas temperaturas y por un tiempo prolongado, obligatoriamente debe expulsar el vapor para poder mantener el calor necesario. Por ende, no existe presión en su interior.

Temperaturas

La Instant Pot, al buscar una cocción instantánea como su propio nombre lo indica, llega a temperaturas que incluso superan el punto de ebullición del agua. Su capacidad ronda los 115 °C y 118 °C. Por el contrario, la Crock Pot difícilmente supere los 95 °C.

Funciones y sencillez

Las Crock Pot son extremadamente sencillas. Tienen, si acaso, un par de funciones que realmente solo cambian el calor que se desea emplear durante la cocción prolongada y con grados poco específicos: bajo o alto. Puede que tenga otras opciones, como la de calentar ligeramente alguna comida o ajustar el tiempo. De resto, no tiene más botones.

En contraposición, la Instant Pot sí cuenta con una amplia gama para seleccionar la forma de hacer platos específicos y cumplir con ciertos requerimientos. Dispone de aplicaciones para calentar y mantener la comida a altas temperaturas, saltear alimentos, ajustar el tiempo, hacer yogur y, por si fuera poco, cocinar a baja temperatura.

Botones del Instant Pot – Vía instantpot.com

La mayoría de los aparatos de cocción breve pueden hacer lo mismo que uno de cocción lenta. Habilitan un mecanismo para dejar escapar el vapor y mantener el calor necesario, tal como una Crock Pot. La ventaja de esta última es que está diseñada para funcionar sin la supervisión del cocinero. Puede, incluso, quedar encendida y cocinando un plato mientras el encargado va a trabajar y regresa horas después.

pot
Crock Pot con ingredientes – Vía crock-pot.com

En cambio, las instantáneas son para hogareños que tienen prisa y desean tener la cena lista en poco tiempo. Probablemente, no tengan igual resistencia que las lentas para mantenerse tanto tiempo operando, ya que no es su función primordial.

Electricidad

Evidentemente, la Crock Pot, al pasar tantas horas cocinando alimentos, suele consumir una energía superior a la que emplea Instant Pot. Se dice que la primera podría utilizar hasta 75% más de electricidad. Esto si se cocina el mismo platillo con ambas, claro está.

Platos y resultados

Una de las dudas es si se pueden preparar las mismas recetas en ambas ollas. La respuesta es sí, siempre y cuando se sepa cómo utilizarlas.

pot
Platillo realizado en el Instant Pot – Vía nurselovesfarmer.com

Sin embargo, los resultados probablemente no sean iguales. La Instant Pot tiene la opción de sofreír y sellar carnes, cosa que no tiene la Crock Pot y que es un paso indispensable en muchas recetas. Además, está comprobado que la cocción lenta potencia los sabores, aporta texturas diferentes y deja con vida muchos nutrientes que se erradican al llegar a temperaturas muy elevadas. Otro punto es que con la máquina de presión se pueden quemar ciertos alimentos, si no se tiene el cuidado adecuado.

Tanto la Instant Pot como la Crock Pot son consideradas herramientas sumamente útiles que vale la pena tener y que, probablemente, seguirán mejorando con el tiempo.

También le puede interesar: ¿Aros de sopa de cebolla? Aquí está la preparación

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram