Newsletter

Síguenos

Conservas, una solución para la despensa

En este momento, cuando la gente busca cada vez más cómo mantener los alimentos en buen estado durante mucho tiempo, las conservas tienen un lugar privilegiado. Estas quizás sean uno de los mejores aliados de la cocina de supervivencia. Además, permiten sin duda innovar en la cocina con recetas rápidas y deliciosas.

Debido a su forma de preparación, a través de la cual se sellan al vacío o se añaden aditivos para conservarlas, son muy buenas para almacenar en la despensa durante cualquier situación de emergencia como la del coronavirus.

De acuerdo al tipo de alimento, pueden tener una vida útil incluso superior a un año. Pero, una vez abiertos, deben ser consumidos rápidamente pues algunos alimentos aceleran su descomposición.

Conservas en el mundo

Despensa y alimentos Coronavirus
Los enlatados son más recomendables ante una posible cuarentena

La técnica de almacenamiento no es nueva. En muchas sociedades las conservas son parte tradicional de la gastronomía y datan de antes del siglo XIX. Tal es el caso de los países de África del Norte y Medio Oriente.

Los ahumados y las salazones son las técnicas más antiguas. En España son típicas las salazones, las orzas (mediante inmersión en grasas animales) y los encurtidos.

Así, en Marruecos, por ejemplo, son tradicionales los limones o etrog en conservas; mientras que en la cultura judía sefardí, el membrillo fue quizá la primera conserva de frutas, un manjar que sigue consumiéndose en la actualidad.

Asimismo, muchos cocineros apoyan la preservación de los productos de manera sana y sostenible a través de distintas técnicas, como la chef Najat Kaanache.

Preservación del alimento

Sardinilla en conservas de Rosa Lafuente / Foto: Imbolc

Algunos ingredientes tienen un papel en la preservación del alimento cuando se trata de conservas. La sal, el vinagre o el aceite juegan un rol fundamental, puesto que además de mantener el producto, lo cocinan.

En otras ocasiones, los productos para conservar se meten en un frasco o lata junto con hierbas aromáticas o especias para otorgarles nuevos sabores. Los pepinillos, las cebollitas y las aceitunas son otros de los ingredientes muy utilizados para hacer encurtidos en la cocina de Medio Oriente y los países del sur de Europa.

En este sentido, las conservas aportan los mismos beneficios que los productos frescos sin apenas tener que cocinar y permiten cocinar rápidamente e incluso comerlas tras abrir su envase.

Comidas con conservas

Zamburiñas Rosa Lafuente con guacamole y tomate / Foto: Imbolc

En España, las marcas de referencia son Los Peperetes, La Barbateña o Paco Lafuente y Rosa Lafuente. Todas estas son muy consumidas por las personas e incluso en restaurantes y bares. De hecho, algunos se dedican exclusivamente al tapeo con conservas y encurtidos.

Las ensaladas son una opción muy eficaz a la hora de comer alimentos en conservas. Estas pueden tener un toque diferente con el sabor de una ventresca de bonito o de unas navajas en conserva. También se pueden tomar directamente de la lata o con un poquito de limón.

Otra de las recetas sencillas que recomienda el equipo de Paco Lafuente es el pulpo a la gallega que con unas patatas hervidas, aceite de oliva y pimentón estará listo en poco tiempo. Muy a gusto se puede quedar con un aperitivo con papas fritas y mejillones en escabeche, que también pueden ser parte del relleno de unas empanadillas o ingrediente principal de un plato de pasta.

Pasta y zamburiñas / Foto: Imbolc

También las zamburiñas en salsa de vieira acompañadas con pan, con arroz blanco o pasta, son un plato sencillo y original, mucho más si se presenta en la mesa con su propia lata y los berberechos al natural son una de las mejores opciones como aperitivo. Los berberechos pegan a la perfección con el arroz y con acelgas.

También le puede interesar: ¿Qué recomiendan los chefs para hacer durante la cuarentena?

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram