Coctelería con estilo: flair bartending

Flair bartending

¿Qué se necesita para presentar cocteles de forma creativa y divertida? Además de algunos utensilios y elementos decorativos, dominar el flair bartending. Usualmente suele compararse esta práctica con el malabarismo, sin embargo, va mucho más allá.

El flair bartending es el arte de servir los combinados con una buena dosis de realce y pompa. Para ello, los expertos en esta área se valen de giros, movimientos corporales exagerados, previamente ensayados, acompañados por lanzamientos de botellas o materiales de coctelería, mientras se prepara la bebida. En pocas palabras, se trata de entretener con un show ameno el servicio de un trago, pero sin accidentes ni derrames de líquidos.

Evolución en medio de acrobacias

El norteamericano Jerry Thomas está considerado como el primer flairtender o flair bartender registrado en la historia. Este pionero de la coctelería solía hacer una representación en la que involucraba fuego mientras servía whisky, entre dos copas de plata. Su performance le llevó a recorrer Estados Unidos y Europa en el año 1890.

Posteriormente, durante los setenta, los bares empezaron a contratar comediantes, actores y artistas de la calle para animar el ambiente. No pasó mucho tiempo para que las botellas volaran en piruetas y esta vertiente del arte de las mezclas se consolidara en el espectáculo que conocemos hoy día.

Tanto ha sido su éxito que, en 1988, se rodó la película estadounidense Cocktail (protagonizada por Tom Cruise), en la cual el flairtender tuvo un papel protagónico.

¿Cómo es el flair bartending en la actualidad?

En el presente, este estilo de trabajo se ha posicionado como una disciplina sólida y en ascenso. La FBA (The Flair Bartenders Association) cuenta con diez mil flairtenders repartidos en el planeta. Con ellos organiza concursos para conseguir al mejor exponente en sus vertientes working flair y exhibition flair.

Cuando se habla de working flair, se hace referencia a un flair rápido, ligero, con movimientos realistas y entretenidos. Se evita el letargo al momento de entregar el trago al cliente. Incluye vasos, una o dos botellas, cocteleras y frutas.

El exhibition flair va más allá y es el espectáculo de esparcimiento que se presenta en bares o en competiciones. Incluye coreografías con música y es de mayor duración que el working flair. En los trucos y malabares que se llevan a cabo se utilizan de dos a cinco botellas, aun cuando no se empleen todas en la preparación del coctel.

Te puede interesar: El mundo de los cocteles y sus cambios hacia 2018