Newsletter

Síguenos

¿Aros de sopa de cebolla? Aquí está la preparación

La cebolla es uno de los alimentos más versátiles de la cocina. La mayoría de las sopas, caldos, guisos, estofados y sofritos parten de este increíble vegetal. Dos de las preparaciones más famosas en torno al ingrediente de las lágrimas, son la sopa y los aros de cebolla.

La primera es un clásico de la gastronomía internacional, con orígenes franceses. Lleva cebollas sofritas, a punto de caramelizarse, cocinadas en un caldo de res con algún toque de vino. A esto se le agrega algún queso, como gruyere o emmental, se le coloca una cubierta de pan y se gratina. Es un plato muy sencillo y con aromas interesantes.

ingredientes aros
Vía eater.com

Los aros, por su parte, son un clásico de la comida rápida de Estados Unidos. Consisten en rodajas gruesas de cebolla sumergidas en una especie de masa o tempura. Esta se elabora con harina de trigo, huevo, polvo de hornear y otros líquidos. Seguidamente, se pasan por pan rallado y se fríen. Ambos son una verdadera delicia.

Pero lo llamativo de comparar estos platos es que un cocinero norteamericano logró fusionarlos y presentar un tentempié que seguro es tan sabroso como luce: los aros de sopa de cebolla. Esta invención fue presentada en el programa web You can do this! (¡Tú puedes hacerlo!), moderado por Clifford Endo. Es tan interesante su ocurrencia que aquí explicamos cómo hizo este señor para convertir una sopa en fritura.

aros
Vía eater.com

El video original está en inglés, pero, a continuación, la descripción de la técnica.

Un rico plato

aros cebollas
Vía eater.com

Lo primero es cortar en trozos las cebollas (tres) y sofreírlas a fuego medio alto con una cucharada de mantequilla, tres ramas de tomillo y una hoja de laurel. Al estar ya bien embadurnadas con la grasa, reducir la llama a fuego bajo y esperar a que se caramelicen.

aros desglass
Vía eater.com

Desglasar la sartén de las cebollas con una taza de caldo concentrado de carne. Después de este procedimiento, llega la magia y el agente que hace posible que nazca este híbrido: la goma guar. Se trata de una fibra que se obtiene de una planta familia de leguminosas como los garbanzos, los guisantes, las habas y las vainitas. Además de ser un componente muy utilizado para adelgazar, en cocina se emplea como espesante, al igual que la maicena. La diferencia es que la goma es mucho más potente.

Goma guar, la cómplice

aros guar gum

La goma se debe hidratar en un restante de caldo concentrado que todavía se encuentre caliente, para incorporala a las cebollas. Esta mezcla se tritura, en un procesador de alimentos, con media taza de queso gruyere y sal gruesa al gusto.

aros
Vía eater.com

Se introduce en una manga pastelera y sobre una bandeja con papel film se confeccionan los aros. Se llevan al freezer, hasta que estén bien cuajados.

La goma guar ayuda a que las figuras se conserven y a que luego, con el calor, recobren su humedad.

aros
Vía eater.com

Por otra parte, se hace un rebozado con una taza de harina de trigo, una cucharadita de sal, una pizca de polvo de hornear, una taza de leche y un huevo. Cada aro se unta con la mezcla, se pasa por pan rallado y directo a la freidora.

aros
Vía eater.com

Al estar dorados se retiran y ¡voila! Quedan crujientes por fuera y cremositos por dentro.

aros
Vía eater.com

Es más sencillo de lo que parece, ¿verdad? Lo único realmente difícil de conseguir es la goma guar. Suele hallarse en tiendas naturistas o de alimentos especializados. De resto, una vez que se tenga este ingrediente, se puede preparar este maravilloso platillo.

También le puede interesar: Pimienta: sus diferentes tipos y usos

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram