La gastronomía norteamericana es muy difícil de definir, por un lado Estados Unidos es un país fusionado por la gran cantidad de inmigrantes, su comida tradicional en gran parte se basa en la típica comida rápida que va desde sándwiches en distintas presentaciones, hamburguesas, perros calientes, palomita de maíz, tarta de manzana, cupcakes, papas fritas, pizza, chili con carne, carne de búfalo asada, rosquillas, donas y lo que no puede faltar la típica mantequilla de maní.

Sus fusiones vienen de los inmigrantes franceses, italianos, mexicanos, caribeños y asiáticos; la comida extranjera más consumida en este país es la china y mexicana.

Pero a pesar de no tener una tradición culinaria, en Navidad y en Acción de Gracias, no puede faltar un plato representativo del país que consiste en pavo al horno con salsa de arándanos, puré de batata y la tarta de manzanas.

Pero en este país se consiguen los mejores restaurantes, los más extraños, innovadores y modernos; la mayoría de sus restaurantes ofrecen sus típicas comidas rápidas; pero abundan los locales que ofrecen comida de la típica mesa francesa e italiana. Así como también tiene a los mejores chefs reconocidos a nivel mundial, Rachel Ray, Grant Achatz, Bobby Flay, entre otros.

Si subimos un poquito llegamos a Canadá a uno de los países más fríos, grande, tranquilo y muchas veces pasa desapercibido aunque nos ofrece grandes bellezas; por sus orígenes ingleses, franceses y estadounidense; el país solo posee un plato autóctono que es originario de Quebec, es un pastel de carne consumido en la época de Navidad; consisten en carne de cerdo, venado o de vaca picada en cuadros finos con un guiso de cebolla, patata, apio reducido en caldo de carne y recubierto con una fina masa que luego va al horno.

Norteamérica es referente para muchos de un solo país: Estados Unidos, pero Norteamérica también incluye Canadá, un país que también vive en una fusión de sabores por sus orígenes e inmigrantes.

Comments

comments