lisboa

La escena gastronómica portuguesa está cambiando, especialmente para Lisboa. La amplia variedad gastronómica que ofrece la capital lusa la ha puesto en el radar de los foodies y turistas gastronómicos.

Los aires de cambio en Lisboa se sienten en sus calles, donde cada vez es más frecuente encontrar tiendas gourmet y nuevos restaurantes. Ya sean de cocina internacional, portuguesa o de autor. Gran parte de este cambio gastronómico en Lisboa se debe a los extranjeros,  que cada vez eligen más esta ciudad para vivir; y ahora también los turistas gastronómicos.

Platos para comerse a Lisboa

Gran parte del atractivo de Lisboa es su variedad gastronómica. Algunos de los platos de los que se puede disfrutar son el Porco à alentejana, uno de los platos insignes de la cocina portuguesa. También del Alentejo son las migas à alentejana, con el pan y el cerdo como base. Las “favas à portuguesa” es un plato típico que encontramos en Lisboa y buena parte del territorio luso.  Este plato combina las habas tiernas con morcilla y costillas de cerdo troceadas.

Otros platos que se pueden degustar son el caldo verde, “Frango à piri-piri”, es el pollo a la parrilla con chile. El arroz con pulpo, el bacalao o la “calderada de peixe”; un guiso elaborado con pescado y marisco variado, papas, tomates y pimentón.

La oferta gourmet lusa

Lisboa es uno de los destinos que se está alzando como favoritos para los amantes de la buena mesa. A lo largo de sus calles pueden encontrarse dos restaurantes con una estrella Michelin y uno con dos iluminarias. Además siempre están las nuevas opciones. Miguel Pires, autor del libro ‘Lisboa à mesa’ destaca alguno de ellos.

El primero de ellos es Alma, un restaurante de cocina contemporánea. A cargo de este comedor está uno de los chefs portugueses más conocidos: Henrique Sá Pessoa. Sus habilidades se muestran en la oferta culinaria de Alma con platos actuales y elaborados.

Otro de los favoritos del autor es Loco, una cocina rompedora de autor. Alexandre Silva sigue con sus menús degustación de temporada sin tener miedo de asumir riesgos. Sólo sientan entre 20 y 25 comensales por la noche.

Pires también destaca a Peixaria da Esquina. Portugal es conocido por sus pescados y mariscos y en esta peixaria el chef Vitor Sobral lo hace muy bien: sea marinados, en salazón, ahumado, en la parrilla, en “açorda” o en arroz. Es un acierto también para comer bacalao.

Comments

comments