Newsletter

Síguenos

Italia, un país para disfrutar del movimiento Slow Food

En defensa de la buena mesa y de la gastronomía sustentable, el movimiento Slow Food (comida lenta) está presente en muchos países. Siendo Italia su lugar de origen, saber qué es y cómo disfrutarlo puede hacer de una visita a ese país una experiencia mucho más deliciosa.

Todo surgió en 1986, cuando se abriera en la Piazza dei Spagna (Plaza España), en Roma, el primer local de McDonald’s en territorio italiano. En una nación caracterizada por sus variadas y antiguas tradiciones culinarias, el hecho generó preocupación por el posible aumento del Fast Food (comida rápida).

Liderado por Carlo Petrini, en 1989 se crea el Movimiento Internacional Slow Food, durante un encuentro en París. La premisa de la organización es promover y asegurar la “biodiversidad alimentaria”, basándose en tres principios fundamentales:

  • Bueno: alimentación sabrosa y fresca, de temporada, que satisfaga los sentidos y forme parte de la cultura local.
  • Limpio: producción y consumo de alimentos que no perjudiquen el medio ambiente, el bienestar animal o la salud humana.
  • Justo: precios accesibles para los consumidores y justas retribuciones para los productores.

Hoy día, esta filosofía tiene presencia en mas de 160 países que protegen y resguardan sus tradiciones gastronómicas. Para gozar del Slow Food, especialmente en Italia, la guía de viajes Lonely Planet elaboró una lista con los pasos a seguir.

Estacional y sostenible

Movimiento Slow Food
La variedad de productos en la nación europea es casi infinita

Ambos conceptos, cada vez mas presentes en la alta cocina, son fundamentales en este movimiento. En una sociedad donde se acostumbra encontrar todo tipo de productos durante el año entero, no prestar atención a los insumos de temporada es algo frecuente. De allí que sea recomendable informarse acerca de ellos.

Esto sirve para disfrutar de insumos más frescos y, además, es una manera de reducir el impacto de la industria agrícola al medio ambiente.

Buscar experiencias Slow Food

En Italia, muchas son las oportunidades para adentrarse en las instalaciones de los productores o tomar clases de cocina. Así, el viajero se puede empapar de conocimientos sobre los ingredientes de la localidad y las recetas más tradicionales.

Comer local

Movimiento Slow Food
Apoyar restaurantes que trabajen con productos locales es una de las recomendaciones /

Cada vez son más los chefs de renombre que aprovechan los insumos de las zonas más cercanas, lo que ayuda a brindar una cocina más sincera y adaptada a la cultura local.

Disfrutar de la comida con este enfoque ayuda a descubrir más de la región a través de sus sabores. Además, es una vía para apoyar a los productores y comerciantes del sitio, mejorando la economía.

Anímese a probar

Italia es uno de los destinos como una de las variedades de ingredientes más grandes y deliciosas. Parar en cualquier restaurante, por más grande o pequeño que sea, será una forma de disfrutar y conocer la cultura de la nación europea desde su comida.

También le puede interesar: Un paseo por la gastronomía callejera de Italia

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram