dinamarca

Dinamarca es uno de los mejores destinos para los amantes de la buena mesa. Este país es considerado como la capital gastronómica de Escandinavia y la nueva cocina nórdica. Y es que a lo largo de toda la geografía danesa se aprecia una amplia variedad gastronómica que no dejará a nadie con hambre.

Sí hay algo que caracteriza a la gastronomía danesa es su apuesta por la sencillez y honestidad de sus platos. Razón por la que emplean alimentos totalmente naturales, confiriendo a sus preparaciones un alto valor nutricional. La luz y el cambio estacional en la región nórdica constituyen un ingrediente fundamental en su cocina; por ello se da máxima prioridad a los productos de temporada.

Dinamarca y el renacer de cocina

La gastronomía danesa estuvo marginada por mucho tiempo; sin embargo desde hace algunos años se ha ido consolidando su personalidad, catapultándose a la palestra gastronómica. Hoy día Dinamarca ostenta trece restaurantes con estrellas Michelín; además, en la capital se encuentra Noma, quien se sitúa como el segundo mejor restaurante del mundo según la organización 50’ Best.

Copenhague es una ciudad que ha visto el renacer de su gastronomía y el surgimiento de restaurantes; por lo que se convierte en una excelente opción para saborear los mejores platos de la cocina escandinava. Por si fuera poco, Dinamarca ha sido cuna de grandes entre los que destacan René Redzepi, Claus Meyer, Jan Krag Jacobsen o Kamilla Seidler, reconocida como la mejor chef 2016 en Latioamérica.

dieta nórdica

Gastronomía danesa para todos los gustos

En Dinamarca no hay sólo rebuscadas excelencias gastronómicas como la Nueva Cocina Nórdica. Muchas veces lo que más comen los daneses son famosos perros calientes en la calle. También se puede disfrutar de una buena cena tradicional en uno de los muchos pubs, tabernas y pequeños restaurantes de Dinamarca.

Entre los platos más emblemáticos de la cocina danesa se encuentra el Smørrebrød. Consiste en una rebanada de pan negro, untado con mantequilla y con lonchas de carne, pescado, queso y viene acompañado con una guarnición. Cabe destacar que no es un sándwich y debe ser comido con cubiertos.

Otro de los platos emblemáticos es el FlÆskesteg. Es, básicamente, un asado de cerdo con chicharrón que se cocina lentamente, alrededor de 4 horas a fuego muy lento. Habitualmente, se lo acompaña con una guarnición elaborada a base de lombarda agridulce, papa y jugo concentrado del asado.

La tradición culinaria danesa también está presente en los postres. Su estirpe repostera ha creado una gran variedad de postres que se han consagrado como básicos de la cocina. Muestra de ello son las tartaletas de frutas, galletas de mantequilla y los bollos de hojaldre conocidos como wienerbrød.

Comments

comments