La destilería de whisky más alta del mundo está en Suiza

Destilería whisky Orma
Foto vía: DPA

Uno de los paisajes más impresionantes de Suiza es el Piz Corvatsch, una montaña en la cordillera de los Alpes de Bernina, cerca de St. Moritz, con vistas a los lagos Sils y Silvaplanam, en la región de Engadin, en el cantón de los Grisones. A este lugar, muy visitado por turistas, se puede llegar en funicular, y allí solo contemplará vistas fabulosas, sino que también hay buena gastronomía y cómodos alojamientos, además de que en invierno hay una estación de esquí.

En ese imponente sitio, ubicado a 3.303 metros de altura, se encuentra Orma, la destilería de whisky más alta del mundo, que abrirá sus puertas el 11 de diciembre de este 2020. El público podrá recorrer las instalaciones mediante visitas guiadas (solo viernes y sábados), en la mañana y la tarde, aparte de disfrutar de su destilado. Cada grupo debe tener un máximo de 16 personas.

A través de su página web destaca: “La estación superior Corvatsch es famosa por su panorámica de 360°, pero ¿sabías que desde hace 10 años, los barriles de whisky de Orma Corvatsch Edition se han almacenado en una bodega rocosa en la estación superior?”.

Un sabor complejo

Orma whisky
Foto vía: Orma whisky

También precisa que por estar ubicada a más de tres mil metros, tiene “un efecto fascinante en la forma en que se destila el whisky. El proceso de destilación comienza a una temperatura de aproximadamente 10 grados menor que al nivel de mar, realzando su sabor y dándole mayor complejidad”,

Al frente de Orma están Pascal Mitter y Reinaldo Willy, quienes durante años se dedicaron a experimentar con recetas, probar levaduras y seleccionar los lugares adecuados para el embotellado. Cuando se percataron de que en la cumbre de Corvatsch lograban el resultado que querían, crearon allí su propia destilería.

“La ubicación de nuestra destilería es espectacular y un lugar especial para trabajar. Detrás de nosotros tenemos el glaciar, el macizo de Bernina con la cresta del Bianco y el paisaje magnifico del valle alpino Engandina. En medio de este escenario, queremos ofrecer momentos y experiencias únicas”, manifiesta Mitter.

También le puede interesar: St. Moritz, tradición chocolatera de tres décadas