Foto: 123rf

Cuando piensas en Alemania y su comida, son la cerveza y la salchicha lo primero que se viene a la mente de todo, así que si visitas ese país estas son las cuatro salchichas alemanas que no puedes dejar de probar.

Normalmente las salchichas alemanas son hechas a base de carne de cerdo y res, sin embargo seguro también encontraras algunas de pollo, pavo e incluso de pescado; todas ellas en presentaciones, tamaños y colores muy diversos.

Cuatro salchichas alemanas que no puedes dejar de probar

Foto: 123rf

Bratwurst

Esta es la salchicha alemana tradicional y de ella nacen otras variedades de embutidos. Tradicionalmente está elaborada con carne finamente picada de cerdo y de res, y se condimenta de acuerdo con la región en la que se elabora, aunque la nuez moscada, el jengibre y la pimienta son los ingredientes más comunes. Este tipo de embutido se puede preparar a la parrilla o frita y se acompaña con mostaza y sauerkraut (chucrut o col agria).

Foto: 123rf

Knackwurst

Este tipo de salchicha es pequeña y generalmente está hecha de puerco y condimentada con ajo, aunque también puede ser elaborada con carne de res. Normalmente la knackwurst se acompaña con pan, un poco de mostaza y sauerkraut .

Se dice que en el siglo XVI surgió el nombre de esta salchicha que procede de la palabra alemana “knacken” que significa “crujir” y que hace referencia al sonido que se produce cuando se come esta salchicha.

Foto: 123rf

Weißwurst

Esta salchicha de color pálido se consume principalmente en Baviera, al sureste del país, y está elaborada con carne finamente picada de ternera y cerdo, y condimentada con algunas especias.

Tradicionalmente se consume hervida, pero también puede ser preparada a la parrilla. Se sirve con pretzels, mostaza dulce al estilo Baviera y cerveza para acompañar.

Foto: 123rf
 Blutwurst
Esta es una salchicha de sangre y pequeños trozos de grasa -muy parecida a la morcilla- . Se sirve con mostaza y se acompaña con cerveza oscura.
Foto: 123rf

Comments

comments