Newsletter

Síguenos

Cetro del Rey, un helado nada barato

Ruvo di Puglia es una ciudad y municipio italiano en la provincia de Bari, en la región de Apulia, en el sur de Italia, cuya población no supera los 26 mil habitantes. Allí se encuentra Mokambo, una pequeña heladería artesanal, que ofrece una creación particular: el Cetro del Rey, un helado cuyo costo es de 70 euros.

Esta propuesta consiste en una barquilla (o cono), que lleva nata, mousse de pistachocrema de helado de azafrán, crema batida, pan de oro y es coronada con hilos de caramelos.

Y aunque Cetro del Rey es costoso -por el que muchos no están dispuestos a pagar-, hay quienes se anotan en lista y deben esperar días para probarlo. Esto se debe a que el helado se elabora sólo por encargo, debido a que la mezcla de azafrán debe reposar tres días.

Para algunos críticos gastronómicos el Cetro del Rey es otro nivel. De hecho, algunos turistas extranjeros van a Ruvo di Puglia por él. Pero la mayoría que va a Mokambo Gelateria disfruta de otros ocho sabores que ofrecen de forma regular, cuyos costos varían entre los cinco y siete euros.

Más allá del Cetro del Rey

Cetro del Rey, helado italiano
La base de los helados lleva azúcar, leche y yema de huevo / Foto: Mokambo Gelateria

Al frente del negocio están dos hermanos, Giuliana y Vicenzo Paparella, que hacen helados todos los días. Para ello, parten de una antigua receta familiar que data de 1840, y que han mantenido viva.

Los ingredientes son básicos: leche, azúcar y yema de huevo. Todo se mezcla a mano, nada de máquinas, y luego, se lleva a fuego.

Vicenzo Paparella ha manifestado en distintas entrevistas que el secreto de su helado está en la elaboración. Más allá de la receta en sí, con los ingredientes precisos, el método de trabajo es fundamental; es decir, les permite prepararlo de manera lenta. Esto se traduce también en darle a cada variedad un gusto particular.

Aparte, utilizan ingredientes exclusivos. Por ejemplo, el azafrán iraní es costosísimo: puede llegar a costar casi 60 euros el gramo. La vainilla viene de Tahíti, que es considerada la mejor del mundo. El pistacho que utilizan es Bronte, que tiene Denominación de Origen Protegida.

Las almendras son autóctonas de Ruvo di Puglia, mientras que cuentan con una selección de granos de cacao procedentes de cuatro continentes.

Según la variedad de helados, se utilizan otros ingredientes en la base de leche, azúcar y yema de huevo. La pulpa de vainilla, pistachos y almendras, se muele en un molino de piedra, hasta convertirlos en una masa líquida.

Entre sus sabores hay de café superior, chocolate puro entero, pistacho, turrón crujiente, King’s Cream 1840 (sabor a vainilla), entre otros.

También le puede interesar: Cannoli, tradicional dulce siciliano

#CocinaYVino

Buena comida, buen vino
y buena compañía

Síguenos en Instagram