¿Es cervecero? ¡Descubra Valonia a golpe de peregrinaje!

Valonia
Peregrinos en Valonia // Imagen: Olivier Legardien

Valonia, en Bélgica, es la región por excelencia de la cerveza trapense. Este tipo de cervezas son las elaboradas en monasterios trapenses, pero aún hay más. Tienen que cumplir tres requisitos fundamentales. El primero es que tienen que estar elaboradas en la propia abadía o monasterio, o en sus alrededores.

La segunda condición es que su elaboración esté supervisada por los monjes cistercienses. Y la tercera, es que la mayoría de los ingresos por las ventas de la cerveza se destinen a obras sociales.

En el mundo existe producción de cervezas trapenses, también llamadas trapistas, en Bélgica, Países Bajos, Austria, Estados Unidos, Italia, Francia y España, aunque tan solo doce cervecerías en el mundo se comercializan con la exclusiva etiqueta ‘Authentic Trappist Product’. Tres de ellas son valonas, y están en Chimay, Rochefort y Orval.

Peregrinando de abadía en abadía mientras se recorre Valonia

Sentiers de Grand Randonnée (Senderos de Gran Recorrido) es una asociación que ha creado un itinerario temático, el primero de estas características, que conecta las tres abadías de Chimay, Rochefort y Orval.

El itinerario supone un recorrido total a pie de 290 kilómetros que transcurre por los verdes paisajes de la región, y así descubrir las brasseries, como se conoce a los establecimientos donde se elaboran las cervezas.

Visitar Chimay

Es en esta localidad donde comienza la ruta y donde se puede visitar la abadía de Scormount. Chimay da nombre a la cerveza que, desde 1862, producen los monjes cistercienses que residen en el monasterio. El secreto de esta cerveza se halla en la materia prima utilizada: los monjes usas los mejores ingredientes naturales y una levadura de la misma cepa que la que llevan usando desde 1948.

La ruta propone contemplar los bellísimos jardines de Chimay, visitar su iglesia, también recorrer la exposición permanente sobre los secretos de la fabricación de cervezas y quesos trapenses, y complementar todo con una degustación.

Visitar Rochefort en Valonia

Después de un recorrido de 174 km a pie, con sus correspondientes paradas y pernoctaciones en el camino, en Rochefort nos encontramos con la abadía de Notre-Dame de Saint Remy, donde elaboran las cervezas Trappistes Rochefort desde 1899. No obstante, debido a sus estrictas normas, no se puede visitar la fábrica ni el monasterio, más que en ocasiones especiales. Ello no es impedimento para degustar sus cervezas de producción limitada ya que en pueblo hay diferentes espacios donde las sirven. Su ingrediente más especial es el agua procedente del manantial natural de Tridaine, cuyas aguas no han sido tratadas químicamente.

Última parada: Orval

En Orval se halla una de las abadías más importantes, no solo de Valonia, también de Bélgica, la abadía de Notre-Dame de Orval. La cervecería está situada en el interior del monasterio y funciona desde 1931 con la misma receta ideada entonces por el maestro cervecero Pappenheimer.

La fábrica no se puede visitar hasta 2022, aunque sí es posible adentrarse en el jardín de plantas medicinales, y visitar el museo monástico que está dedicado a la arquitectura de la abadía, la siderurgia y la exposición Arte Sagrado.

Y, por supuesto, la visita a Orval tiene que culminar con una degustación de su cerveza y de los quesos trapistas.

Más información en Visit Wallonia

También le puede interesar: Las cervezas más vendidas en bares top del mundo