Burgos y Cantabria, una relación indisoluble

Burgos y Cantabria

Burgos y Cantabria, dos provincias norteñas, están unidas por la carretera N-623, una carretera que en los años 70 traía soplos de aire fresco de las Islas Británicas. La carretera surgió en siglo XIX a partir de la unión y mejora de carreteras previas, y aunque hoy día no es la vía más utilizada para conectar ambas provincias, sí supone el camino más corto entre Burgos y Santander, las capitales de cada provincia.

En el pasado siglo, la única vía de acceso por mar desde Gran Bretaña recalaba en Santander, y desde esta ciudad, la forma para acceder por carretera buscando el sur, era la N-623.

De este modo, en los años setenta eran legión los británicos que, cruzando en ferry desde las Islas Británicas, atravesaban en moto o en autocaravanas la única carretera que unía ambas provincias. Entonces, multitud de comercios, talleres mecánicos, gasolineras, restaurantes, fondas, agricultores y ganaderos, poblaban ambas lindes de la carretera, y aunque la circulación no es la de entonces, sí es un trazado que sigue conservando gran encanto.

Burgos y Cantabria reivindican la N-623

Para ir de Burgos a Cantabria o viceversa hay hoy carreteras más rápidas, aunque no más cortas. Pero la N-623 conserva gran encanto y tiene todos los números de convertirse en una vía de peregrinaje gastroturístico.

Una forma de unir el Cantábrico con la mesa descubriendo pistas culinarias. O una forma de unir Burgos con el Cantábrico descubriendo productos autóctonos. Y todo conociendo distintos entornos y paisajes, dado el cambio de climatología que se va produciendo conforme se avanza en el camino.

Qué hay por conocer en la N-623

Esta Nacional, por el lado cántabro, cruza el corazón de los Valles Pasiegos, y por el lado burgalés, atraviesa las riberas del Pantano del Ebro, pasa por el Parque Natural Hoces de Alto Ebro y Rudrón, también por Sotopalacios, una de las cunas de la morcilla burgalesa. La clásica morcilla de la zona con arroz.

Al paso de esta carretera está Sargentes de la Lora, una localidad donde se hallaba la única explotación de petróleo de la España peninsular. En esta localidad se halla el restaurante Oro Negro, donde elaboran el cocido loriego, típico de la zona. Esta carretera muestra productos como las lentejas de Orbaneja del Castillo, el pan y la empanada de Orzales, el queso de Tres Valles Pasiegos, o los dulces sabores y aromas de quesadas y sobaos.

Burgos y Cantabria

N-623, una carretera de 153 kilómetros por la que discurren montes, valles, desfiladeros, robledos, hayedos, localidades de la España rural y, una zona con atractivos gastronómicos de hoy y siempre.

También le puede interesar: León en vacaciones o escapada de fin de semana