Arlanza, mucho más que un río

Viñedos en Arlanza de la bodega Buezo // Imagen: Buezo
Viñedos en bodegas Buezo // Imagen: Bodegas Buezo

El río Arlanza da nombre a una de las comarcas más visitadas de la provincia de Burgos. Su bello entorno natural, su patrimonio artístico e histórico, la Ruta del Vino propuesta por la Denominación de Origen homónima y su gastronomía castellana son los grandes atractivos de la zona.

La capital de la comarca es Lerma, y allí se halla un impresionante Parador Nacional en el que fuera el Palacio Ducal.  La población muestra un interesante conjunto arquitectónico. Ello se debe a que, el primer duque de Lerma, valido del rey Felipe III, se empeñó en hacer de la villa la segunda corte de España. También ciudad de recreo y esparcimiento para reyes y personajes ilustres. Para ello, el duque de Lerma contrató a los arquitectos más renombrados para diseñar un núcleo urbano de estilo herreriano, el mismo estilo al que pertenece el monasterio del Escorial.

Rincón de Lerma // Imagen: Burgos Alimenta

Además, el duque promovió la construcción de la iglesia Colegial de San Pedro y seis conventos, logrando que Lerma constituyera un bellísimo conjunto arquitectónico.

La interesante arquitectura de la comarca y una recreada aldea medieval

Lo cierto es que, en el conjunto de la comarca, se encuentra una gran diversidad de estilos arquitectónicos que suponen una atracción, no solo turística, también cultural. Hay calzadas romanas, restos de castros celtibéricos, caminos medievales, torres y castillos que datan de los siglos IX, X y XI, ermitas e iglesias románicas y templos de estilos góticos, renacentistas y barrocos, incluso encontrando en algunos piezas traídas del Nuevo Mundo.

También hallamos suntuosos palacios no solo en la capital de la comarca. En localidades como Sarracín, Villaverde-Mogina, Santa María del Campo, Villafruela y Pinilla de Arlanza, entre otras, pueden presumir de históricos edificios de gran relevancia.

Territorio Artlanza, la escultura más grande del mundo (recreación de una villa medieval) // Imagen: Territorio Artlanza

También en la comarca, encontramos Territorio Artlanza, una atracción turística y cultural que recrea un pueblo medieval con todos los servicios. Félix Yáñez es impulsor y constructor de este pueblo a escala 1:1 donde, además, se organizan a lo largo del año distintos encuentros culturales.

Arlanza, tierra de vino

Existen registros sobre el cultivo de la vid en la comarca que datan del siglo VII, aunque la filoxera fue criminal en el siglo XIX.

Aún así, se conservan bodegas tradicionales excavadas en la tierra como la bodega Monte Amán, en la localidad de Castrillo Solarana que, a día de hoy, continúa funcionando.

Bodega Monte Amán // Imagen: D.O. Arlanza

La D.O. Arlanza abarca buena parte de la comarca, y otras zonas burgalesas y del sureste de Palencia. La D.O. la componen 67 municipios, de los cuales, 54 son burgaleses y 13 palentinos.

Es una Denominación de Origen joven (data de 2007), con viñedos, en su mayoría, de uva tempranillo. Las variedades tintas garnacha, cabernet sauvignon y mencía, y las blancas albillo y viura, también están admitidas por el Consejo Regulador de la D.O, aunque solo suponen el 5% de la producción.

La zona está sujeta a una climatología muy especial debido a su notable altitud y a las temperaturas extremas, con fuertes contrastes entre el día y la noche. Ambos condicionantes son clave para producir uvas de gran calidad.

En la D.O. conviven bodegas tradicionales como Monte Amán con bodegas de nuevo cuño como Buezo, con unas instalaciones muy vanguardistas y unos vinos de vocación internacional y dirigidos al gran público. Buezo, en la localidad de Mahamud, tiene una contemporánea oferta en restauración, y huerto propio con el que se autoabastece. Además, sus instalaciones son aptas para banquetes, fiestas o reuniones.

La espectacular y vanguardista bodega Buezo // Imagen: D.O. Arlanza

Fuera del paraguas de la D.O., Buezo está experimentando con uvas francesas como la tannat, originaria del País Vasco francés y muy arraigada en Uruguay (donde se considera la uva nacional) desde el siglo XIX.

Bodegas Monte Amán y bodegas Buezo son dos de las nueve bodegas de la Denominación de Origen Arlanza con programas de enoturismo.

Arlanza gastronómica

Como en el resto de la provincia, el lechazo asado en horno de leña y la morcilla son de las viandas más demandadas. El lechazo es un cordero lechal, típico de Castilla y León, de las razas autóctonas churra, castellana y ojalada, o el cruce de estas. Es una carne que está considerada como un auténtico manjar.  Por su parte, la morcilla en esta zona se elabora con arroz, y suele comerse bien tostada y a la plancha.

Lechazo asado en horno de leña en Asador Caracoles // Imagen: Asador Caracoles

Para combatir las gélidas temperaturas invernales, en los asadores también sirven platos como el cocido, la sopa de ajo o la olla podrida. Y en temporada, carnes de caza y setas. Uno de los más recomendables es el Asador Caracoles, abierto en el año 1900, y situado en Lerma. Se halla en un edificio de arquitectura clásica y popular, con paredes de adobe, y espacios de ladrillo y madera. Todos ellos materiales típicos de las construcciones de finales del siglo XIX en Castilla.

Sala tradicional del Asador Caracoles // Imagen: Asador Caracoles

En el Asador Caracoles el clásico lechazo asado a la leña es producto estrella. Eso sí, también se pueden degustar especialidades micológicas y carnes rojas a la parrilla.

También en la zona hay conventos con larga tradición dulcera donde se pueden adquirir pastas, tartas, bizcochos, hojaldres o rosquillas. 

Y en el plano agrícola, es notable la producción de nueces, unos frutos que se caracterizan por su suave y elegante sabor.